Desde el pasado miércoles, Granada acoge el XVII Congreso Internacional de Dietética, un encuentro entre profesionales de todo el mundo que se clausura hoy sábado y en el que el Estudio PREDIMED y las nuevas evidencias científicas de los beneficios para la salud de los aceites de oliva han sido los protagonistas.

Hace ya más de cincuenta años que científicos de todo el mundo investigan sobre el efecto del consumo de aceites de oliva sobre la salud. En este tiempo se han sumado numerosas evidencias que demuestran que se trata de uno de los alimentos más sanos que existen, fundamental para entender los beneficios de la Dieta Mediterránea.

Y esta semana, en el XVII Congreso Internacional de Dietética que hoy sábado se clausura en Granada, de la mano de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, profesionales llegados de todo el mundo han podido conocer esos avances en el Simposio titulado “Nuevas evidencias científicas de los beneficios para la salud de los aceites de oliva. El Estudio PREDIMED”. Para ello se ha contado con dos científicos de talla mundial: el Dr. José López Miranda, director del Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, y Ramón Estruch, coordinador del Estudio Predimed.

Efectos saludables

El Dr. Miranda fue el encargado de repasar el papel que este alimento juega en la Dieta Mediterránea. Realizó también un balance de los principales hitos en las investigaciones en este campo.

“El modelo de alimentación mediterránea rica en aceite de oliva, primero, mejora el perfil lipoproteico; segundo, reduce las cifras de tensión arterial; tercero, reduce el fenómeno de inflamación vascular; cuarto, mejora la disfunción de nuestras arterias, la disfunción de nuestro endotelio; quinto, reduce la oxidación; sexto, mejora parámetros de oxidación en general; mejora el riesgo de desarrollar diabetes y síndrome metabólico, mejora la enfermedad metabólica. Es decir, tiene un amplio abanico de efectos saludables que claramente, hoy en día, en virtud de las evidencias científicas, hace que los médicos tengamos que optar por este modelo como uno de los modelos más saludables que existen”, afirmaba el director del Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

“No todas las grasas sin iguales”

Por su parte, el doctor Ramón Estruch analizó en profundidad los resultados obtenidos por el Estudio PREDIMED, que se ha convertido en el más influyente de los que han abordado en las últimas décadas el efecto de la dieta sobre la salud. Desde que se puso en marcha a principios de este siglo, ha permitido demostrar que el consumo de la Dieta Mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra es capaz de reducir el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares en más de un 30%.

“Hemos visto que mejoraba la presión arterial; mejoraba el perfil lipídico, es decir, sube el colesterol bueno, el HDL, y se reduce el colesterol malo; se evitan los nuevos casos de diabetes, por tanto, mejora la sensibilidad a la insulina. También hemos comprobado que realmente las personas no aumentaban de peso, a pesar de realizar una dieta rica en grasa, tomando alrededor de 4 o 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra al día. Pero, sobre todo, ha demostrado que no todas las grasas sin iguales y que una dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva virgen extra, se muestra mucho más indicada para cuidar la salud que aquella libre de grasas, que durante décadas ha sido erróneamente etiquetada como la más indicada para prevenir dolencias cardíacas”, sostenía en este encuentro el coordinador del Estudio Predimed.

Resumen
Título
El aceite de oliva, protagonista del Congreso Internacional de Dietética
Descripción
Numerosas evidencias científicas demuestran que el aceite de oliva es uno de los alimentos más sanos, fundamental para entender los beneficios de la Dieta Mediterránea.
Autor