Se trata de un nuevo abridor especialmente diseñado para las botellas de vino más antiguas, en las que con el paso del tiempo, el corcho puede haberse deteriorado y por lo tanto existe la posibilidad de que se rompa al intentar abrir la botella. Distribuido por Screwpull, el instrumento posee dos prácticas pinzas que se […]

Se trata de un nuevo abridor especialmente diseñado para las botellas de vino más antiguas, en las que con el paso del tiempo, el corcho puede haberse deteriorado y por lo tanto existe la posibilidad de que se rompa al intentar abrir la botella.

Distribuido por Screwpull, el instrumento posee dos prácticas pinzas que se introducen por los laterales del corcho y con una suave presión, la botella se abre sin poner en peligro el corcho.

Una propuesta basada no solo en la funcionalidad, sino también en la estética que se logra gracias a un innovador diseño que le hace no ser un simple accesorio más, a sino también un atractivo accesorio de cocina. Su precio: 30 euros.