Natural y sostenible. Así es la carne de lechal, cordero y cabrito, procedente de unas ganaderías que contribuyen en gran medida a mantener vivo y activo el medio rural. Una carne de toda la vida que, sin tener que recurrir a técnicas complicadas, permite su preparación de un modo muy fácil, al alcance de todos.

Y es que su sostenibilidad se fundamenta en los beneficios ambientales, sociales y económicos que los rebaños, el pastoreo y la trashumancia ejercen sobre territorios y paisajes, beneficios que también llegan al consumidor a través de esta sabrosa carne, natural y sostenible.

Un producto que además, en los últimos años, de la mano de la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y Caprino (INTEROVIC), ha contado con la ayuda de programas europeos, como la campaña ‘Disfruta la carne de cordero sostenible y natural’, un programa multipaís cofinanciado por la Unión Europea y el propio sector con casi siete millones de euros para acciones de comunicación y marketing en España y Hungría dirigidas a promocionar el consumo de carne de lechal, cordero y cabrito.

Estas iniciativas también han servido para modernizar la imagen de producto, convirtiéndose paulatinamente en una buena alternativa para el menú diario y frenando, de este modo, el descenso de consumo que arrastraba en los últimos años.

A ello también ha contribuido, y mucho, la propuesta por parte del sector de nuevos cortes —medallones, tournedó, filete de pierna, churrasco, churrasquitos, filete de carillón, collares, pincho moruno, brocheta, hamburguesa…—, todos ellos más pequeños, versátiles y sencillos de preparar, que ya están disponibles en grandes superficies, supermercados y carnicerías de toda España y que, sin tener que recurrir a técnicas complicadas, permiten su preparación de un modo muy fácil, dando lugar a propuestas como este Churrasco de cordero asado con patatas, una receta ofrecida por INTEROVIC.

Churrasco de cordero asado al romero con patatas

INGREDIENTES

  • 4 churrascos de cordero (tira alargada de carne con hueso procedente del palo de las costillas. Generalmente es una de las piezas más infravaloradas del cordero, sin embargo, bien cocinada, es de los mejores y más tiernos cortes de todo el animal)
  • 300 g de patata pequeña cocida con piel
  • 1 cabeza de ajos
  • Unas briznas de romero fresco
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Salpimentamos bien los churrascos de cordero y los introducimos dentro del horno con un recipiente con agua para que genere vapor. Cocinamos a 120 ºC durante 2 horas.

Colocamos los churrascos sobre la parrilla, los doramos con unas gotas de aceite, a fuego bajo, junto con los ajos chafados y las patatas cocidas cortadas a la mitad

Una vez dorados los churrascos, los retiramos y espolvoreamos con romero fresco, sazonamos y servimos.

Churrasco de cordero asado al romero con patatas
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Churrasco de cordero asado al romero con patatas
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)