La Escuela Superior de Cerveza y Malta (ESCYM) nació hace casi sesenta años con el objetivo de fomentar e impartir la enseñanza y la investigación en el campo cervecero y maltero. Desde entonces, un gran número de técnicos han desarrollado su formación en ella y actualmente desempeñan cargos de responsabilidad en el sector.

Y ahora, la Escuela impartirá en la semana del 14 al 18 de febrero una nueva edición del Curso de Gestión Sensorial e Introducción a la Cultura de la Cerveza, cuyos objetivos principales son los de promover entre los participantes el conocimiento sobre el concepto de gestión sensorial, así como las habilidades en la degustación de la cerveza, la identificación de sus atributos sensoriales y el desarrollo de la capacidad para hallar soluciones a flavores indeseables en el producto.

El curso, que se impartirá en cinco jornadas y treinta y tres horas lectivas, correrá a cargo de la experta en análisis sensorial Laura Vázquez Araújo, coordinadora de Investigación de Basque Culinary Center Innovation y responsable del área de análisis sensorial, con más de diez años de experiencia en análisis sensorial de alimentos, además de ejercer como investigadora en diferentes universidades españolas y americanas y especializándose en ese control sensorial en la cerveza.

Gestión sensorial para mejorar la calidad de la cerveza

Esta formación está dirigida a cualquier persona con inquietud en la gestión sensorial de la cerveza, pero especialmente a todos aquellos que se dedican a la elaboración de nuevas cervezas o a controlar la calidad de dicho producto, ya que ayuda a conocer de dónde vienen los olores, aromas y otros aspectos que contiene un producto.

“También resulta muy útil para los profesionales de la hostelería, para entender cómo trabajar con el producto, para entender qué cosas se pueden hacer para que se pueda percibir de forma diferente. Y desde un aspecto comercial también puede ser muy interesante, porque al fin y al cabo estas personas son las que tienen que comunicar cómo es un producto y entender la interacción entre el mismo y la persona a la que le llega”, comenta Laura Vázquez, añadiendo que “lo que falta en la cerveza es que haya más entendidos, especialmente para poner en valor sus propiedades y, con ello, colocarla a una altura superior en la gastronomía de nuestro país”.

Y uno de los valores añadidos, apunta, es precisamente el control de la gestión sensorial de la cerveza, que puede ayudar en aspectos tan concretos como detectar los defectos de una receta cervecera para mejorarla o a conocer lo que el consumidor busca y desea a la hora de degustar una cerveza.

Resumen
Formación en gestión sensorial para mejorar la calidad de la cerveza
Título
Formación en gestión sensorial para mejorar la calidad de la cerveza
Descripción
La Escuela Superior de Cerveza y Malta (ESCYM) Escuela impartirá en la semana del 14 al 18 de febrero una nueva edición del Curso de Gestión Sensorial e Introducción a la Cultura de la Cerveza.
Autor