La Universidad de Alicante organizó ayer martes un encuentro que, bajo el título Fake&Business, reunió a académicos y profesionales del mundo de la alimentación, la medicina y la empresa para reflexionar sobre la problemática de la desinformación en sus múltiples formas y sobre su impacto global en la sociedad.

Una jornada organizada por la Cátedra de Marca Corporativa de la UA en la que más de ponentes de referencia nacional aportaron las claves para detectar y combatir noticias tendenciosas y a los falsos influencers, que resumieron en una receta sencilla: más comunicación, ciencia y educación para el consumidor.

Esta podría ser la vía para empezar a combatir una problemática creciente y que, en opinión de los ponentes reunidos —especialistas en sectores y áreas de conocimiento que van desde la medicina a la agricultura, la ganadería, el periodismo o el derecho—, no ha hecho más que empezar: los cada vez más presentes bulos y noticias falsas relacionados con el sector de la alimentación y el gran consumo. Algo que, según los expertos, ha existido siempre pero que con las nuevas tecnologías de la comunicación —y más aún con la reciente irrupción de la inteligencia artificial— es una problemática cada vez mayor.

Contra los bulos en alimentación y gran consumo

Algunas de las conclusiones expresadas en la jornada Fake&Business fueron:

“La desinformación, junto con otras adulteraciones como la infoxicación, la infodemia o la infopolución son una amenaza para el normal y justo funcionamiento del orden democrático, de la competencia y la sociedad de consumo. Combatir el creciente escenario de desinformación y mentira a través de la ciencia y la comunicación es prioritario, poniendo sobre la mesa uno de los verdaderos problemas que tenemos como profesionales, estudiantes y consumidores” (Fernando Olivares, director de la Cátedra Institucional de Marca Corporativa en la UA).

«Los problemas originados por el desarrollo de una tecnología que no han hecho más que empezar. Entramos en una fase de defensa que tenemos que saber gestionar debido a la irrupción de la inteligencia artificial y a una desinformación que cada vez está más desorganizada” (Arturo Pinero, chief cliente officer de la consultora especializada en comunicación Llorente y Cuenca).

Respecto a la desinformación y los bulos relacionados con la alimentación

Sobre este campo, el doctor Antonio Escribano comentaba que “los ignorantes son cada vez más soberbios y presumen de serlo, mientras el sabio sigue siendo humilde. Los bulos y fake news han existido siempre, el problema es que hoy se propagan rápidamente”, e hizo un repaso a falsos mitos, creencias y supuestos productos milagro para adelgazar, explicando que “todo es mentira. Lo que funciona es comer bien. ¿Quieres adelgazar? Come menos. De todo, pero menos. Y realiza ejercicio físico moderado”.

Además, el doctor Escribano cuestionó el uso de suplementos alimenticios: “Todo lo que hay en ellos tiene su origen en los alimentos. Hay que comer de todo, en sus cantidades justas. La desinformación se combate con inteligencia y ciencia. Hay que rebatirla con la misma decisión e inversión que se gastan los que generan falsedades”.

Sobre desinformación y fake news en gran consumo y distribución

“La principal fuente de noticias falsas no son redes sociales como Twitter (X), como se podría pensar: es WhatsApp. Tendemos a creernos y a compartir más lo que nos llega de gente conocida. En un país con 50 millones de móviles con acceso a internet, la rápida difusión de la información y un acceso cada vez más temprano a las redes sociales, con niños de 10 años que ya tienen dos perfiles en estas plataformas, esto puede ser un problema” (Julián Tío, portavoz de AVACU).

“¿La solución? Más comunicación corporativa. Hay mucha comunicación de marca, pero hay que lograr que haya más comunicación corporativa” (mesa integrada por Nuria Cardoso, directora de comunicación de ASEDAS, Nuria de Pedraza, directora de comunicación de AECOC, y Julián Tío, portavoz de AVACU)

En cuanto a los aspectos técnicos y legales contra las noticias falsas

Esperanza Gallego y Pilar Montero, catedrática y profesora titular respectivamente de Derecho Mercantil en la UA hablaron sobre la posibilidad de que los bulos sean vetados o eliminados en función de su influencia en el orden público, la salud o la discriminación.

Respecto a las falsas creencias y desinformación en el sector agroalimentario

“Una mentira repetida muchas veces cala en el consumidor. Algo a lo que contribuye la pasividad de las administraciones con unas leyes o delimitación de las competencias poco claras, ilustrado con ejemplos de anuncios, packaging o incluso etiquetado de alimentos que no son lo que realmente dicen, explicándose la problemática o controversia generada con bebidas o procesados vegetales que se autodenominan ‘leche’ o ‘hamburguesas’ sin serlo realmente. Del mismo modo que las campañas de desprestigio hacia las propiedades, valor nutricional o huella medioambiental de carnes y lácteos. Tenemos que ser capaces de viralizar la verdad. Contar bien lo que hacemos, tanto en términos medioambientales como propiedades de nuestros alimentos. Comunicación, comunicación y comunicación es la única fórmula para evitar la desinformación y ataques al sector (mesa integrada por Pedro Marín, director gerente de Interfresa, Nuria Arribas, directora gerente de INLAC, y Javier López, director gerente de Provacuno).

 

Resumen
Contra los bulos en alimentación y gran consumo, más comunicación, ciencia y educación al consumidor
Título
Contra los bulos en alimentación y gran consumo, más comunicación, ciencia y educación al consumidor
Descripción
La Universidad de Alicante organizó ayer martes un encuentro, Fake&Business, que reunió a académicos y profesionales del mundo de la alimentación, la medicina y la empresa para reflexionar sobre la problemática de la desinformación en sus múltiples formas y sobre su impacto global en la sociedad.
Autor