El pan es un alimento que se encuentra integrado en la dieta diaria desde tiempos inmemoriales y prácticamente en todas las culturas conocidas, con un origen difícil de determinar. Un alimento imprescindible que ha recorrido un largo camino que comenzó con el descubrimiento del fuego, de los cereales y su cultivo, y de entre ellos, el trigo, que probablemente fue el primer cereal panificado.

Pero actualmente el pan ha llegado a convertirse, además de un alimento para el día a día, en un exquisito producto gourmet para maridar con diferentes tipos de comida.

Para comenzar el día con energía es importante tomar un buen desayuno a base de pan, para este momento, el de molde, el payés o la hogaza en rebanadas es el adecuado. Se puede combinar con aceite de oliva pero si se prefiere con mermelada, un pan de maíz sería el adecuado.

Para tomar el aperitivo, la mejor elección son los colines, picos o tostas de aceite, y si el tentempié está compuesto por jamón o embutidos, el de hogaza, los picos, las regañás o el tipo viena. El de cebolla o la torta de aceite combina muy bien con quesos curados y tomate; pero si el queso es de cabra, con el que mejor armoniza es con el de pasas y nueces. Sin embargo, si hemos optado por el foie, lo suyo es acompañarlo con el de cereales; y si se trata de un plato de ahumados, con pan de fibra, semillas o chapata.

Para los platos principales, panes diferentes según sean carne o pescado. Por ejemplo, para un pulpo con patatas lo ideal sería comerlo con uno de pimentón u hogaza gallega, aunque para cualquier tipo de pescado podemos tomar panes con aceite o molletes. Sin embargo, para las carnes conviene decantarse por la bola gallega o el candeal o de escanda. Y si el plato elegido es cordero u otro tipo de asados, propone tomarlos con una hogaza castellana o candeal. Si preferimos verduras, la sugerencia es tomarlas con baguette o mollete. Para arroces, candeal o payés. Y finalmente, si se trata de potajes y cocidos, nada mejor que integral o las moñas gallegas.

Cada plato, un pan

  • Desayuno. De molde, de payés u hogaza en rebanadas
  • Aperitivos. Colines, picos o tostas de aceite
  • Jamón y embutidos. De hogaza, picos, regañás, de Vienao de centeno
  • Ahumados. De fibra o semillas, chapata o de centeno
  • Tomates y quesos curados. De cebolla o torta de aceite
  • Verduras. Baguette o mollete
  • Arroces. Candeal o payés
  • Potajes y cocidos. Integral o moñas gallegas
  • Pescados. Panes con aceite o molletes
  • Escabeches de pescado. De centeno
  • Carnes. Bola gallega / Candeal o de escanda
  • Corderos y asados. Hogaza castellana o candeal
  • Patatas con pulpo. De pimentón u hogaza gallega
  • Tarrinas de foie. De cereales
  • Queso de cabra. De pasas o de nueces
  • Quesos de pasta blanda muy fermentados. Centeno
  • Queso Gamonedo y quesos azules. Escanda
  • Mermeladas. De maíz
Resumen
Al pan, pan y a cada plato el suyo
Título
Al pan, pan y a cada plato el suyo
Descripción
El pan es un alimento que se encuentra integrado en la dieta diaria desde tiempos inmemoriales y prácticamente en todas las culturas conocidas.
Autor