La Unión Europea y el sector español de leche y lácteos están desarrollando el programa ‘Di sí al menos a 3 lácteos al día’, para prevenir las consecuencias que tiene el bajo consumo de esta familia de productos, y como campaña promocional ante la difícil situación que los productores de leche están padeciendo en toda Europa.

Según la información facilitada por InLac, la Organización Interprofesional que engloba a todo el sector lácteo de España, con declaraciones de Rosa María Ortega —doctora en Farmacia y catedrática de Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid— sobre las consecuencias que puede plantear para nuestra salud la falta de calcio, se trata de un nutriente esencial que, cuando nuestro organismo no tiene el que necesita, se lo “roba” a nuestros huesos.

En este sentido, la leche y los productos lácteos son una fuente excelente, porque llevan también elementos que facilitan su absorción, por eso el suyo se denomina calcio de alta biodisponibilidad. A pesar de ello, una parte muy importante de la población no toma las raciones de leche, yogur y queso necesarias para cubrir sus necesidades de este mineral.

“La leche y los productos lácteos contienen calcio de alta biodisponibilidad, es decir, que es fácil de absorber, gracias a la presencia en estos alimentos de promotores de la absorción, como la caseína y la lactosa. En otros alimentos con calcio, como algunos vegetales y cereales, nos encontramos con inhibidores de la absorción, como los ácidos fítico y oxálico, que hacen que su calcio sea de menor biodisponibilidad”, asegura Rosa María Ortega.

Cuando no hay suficiente calcio…

Las cantidades de calcio que el organismo necesita varían en función de muchos factores. En opinión de la catedrática de Nutrición en la UCM, “a lo largo de la vida podemos oscilar entre 800 y 2.000 miligramos al día, dependiendo, entre otros, de la edad, la genética o el género”. Cuando nuestro cuerpo no puede disponer de él en las dosis adecuadas —siempre a juicio de esta docente— “se podrían plantear diversos riesgos para la salud que pueden ser una menor adquisición de masa ósea en infancia, adolescencia y juventud, y una mayor pérdida de masa ósea en la edad avanzada”.

Además de sus conocidos beneficios para huesos y dientes, el calcio es un mineral importante para otras funciones del organismo. Razones más que suficientes para cubrir las cantidades recomendadas de este mineral en cada etapa de nuestra vida. Para ello contamos, entre otros, con el calcio que podemos encontrar en la leche y los productos lácteos. Según Rosa María Ortega, “las necesidades de una persona normal se pueden satisfacer, por ejemplo, con un vaso de leche de 250 ml, dos yogures y una porción de queso”.

Programa europeo de lácteos

A través del ‘Programa de promoción de la leche y los productos lácteos en el marco de unas prácticas dietéticas adecuadas’, InLac y la Comisión Europea dan una respuesta sólida y conjunta a la necesidad de fomentar la presencia de la leche y los productos lácteos en el día a día de los ciudadanos españoles, además de fomentar la actividad física como estrategia frente a los problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad.

Resumen
Título
Tres lácteos al día… por lo menos
Descripción
La Unión Europea y el sector español de leche y lácteos están desarrollando el programa 'Di sí al menos a 3 lácteos al día', para prevenir las consecuencias que tiene el bajo consumo de esta familia de productos.
Autor