La OCDE, Organización de Cooperación y Desarrollo económico, ha puesto en el punto de mira en la alimentación infantil en España. Los datos de obesidad y sobrepeso nos sitúan por encima de la media europea, con un aumento preocupante a lo largo de los últimos años de reciente crisis económica. Según estudios recientes, en España […]

La OCDE, Organización de Cooperación y Desarrollo económico, ha puesto en el punto de mira en la alimentación infantil en España. Los datos de obesidad y sobrepeso nos sitúan por encima de la media europea, con un aumento preocupante a lo largo de los últimos años de reciente crisis económica.

Según estudios recientes, en España el 26% de los niños y el 24% de las niñas tienen sobrepeso. Debido a la escasez de recursos, las familias han tenido que sustituir alimentos caros y más sanos, como el pescado, la fruta y la verdura, por otros más grasos, pero más saciantes. En otros casos, la mala nutrición se debe a una escasa cultura alimenticia, a hábitos perjudiciales y, en muchas ocasiones a la falta de paciencia para inculcar en nuestros hijos unas costumbres saludables en la mesa.

El experto en nutrición Ata Pouramini, autor del libro Tú eres tu medicina ha elaborado un decálogo con el que pretende ayudarles durante el periodo estival. No hay que olvidar que lo aprendido durante los primeros años será la base de la edad adulta y una deficiente alimentación puede suponer a la larga una merma en la calidad y la esperanza de vida.

  1. No compre productos gaseosos ni bebidas artificiales de forma habitual, sólo excepcionalmente. Los zumos no deben sustituir al agua.
  2. Infórmeles de que los azúcares añadidos son tan peligrosos como fumar, para que ellos lo comprendan Los productos ‘sin azúcares’ no son una solución, contienen aspartamo y otros edulcorantes.
  3. Elija alimentos enteros y naturales. Lo mejor, fruta y verdura de temporada.
  4. No mezcle una gran variedad de productos en cada comida. No sobrecargue a su hijo dándole demasiadas opciones.
  5. Evite la comida genéticamente manipulada, los aditivos, los conservantes y los ácidos grasos ‘trans’ presentes en algunas margarinas, galletas, aperitivos fritos salados, patatas fritas industriales.
  6. Evite aceites baratos y comida aceitosa. Escurra la comida con papel secante.
  7. Fomente el consumo de pescado, el de aceite de oliva y evite el de carnes procesadas.
  8. Celebre cuando su hijo haya comido bien, dígale que será más fuerte.
  9. Enseñe a su hijo a cocinar.
  10. Si puede comprar alimentos orgánicos para ellos, hágalo.

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos. Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica.


{jathumbnail off}