“El mundo hacia el que caminamos, con una población de 9.000 millones de habitantes en pocas décadas, se va enfrentar a necesidades alimentarias crecientes, que sólo podremos cubrir si somos capaces de establecer mecanismos de cooperación adecuados”, manifestaba el ministro español Arias Cañete con motivo de la declaración conjunta adoptada ayer por los países del […]

“El mundo hacia el que caminamos, con una población de 9.000 millones de habitantes en pocas décadas, se va enfrentar a necesidades alimentarias crecientes, que sólo podremos cubrir si somos capaces de establecer mecanismos de cooperación adecuados”, manifestaba el ministro español Arias Cañete con motivo de la declaración conjunta adoptada ayer por los países del Sur de Europa y China en materia agrícola. 

Durante la celebración de una mesa redonda celebrada en el marco de la adopción de la declaración, Miguel Arias Cañete explicaba que España comparte con China “la visión de que el sector agroalimentario es un sector estratégico para nuestras sociedades y de que el mundo rural tiene que integrarse plenamente en la senda del desarrollo y del conocimiento científico”. “Estamos de acuerdo con la idea de las autoridades chinas de que el desarrollo científico implica unificar los esfuerzos en el desarrollo económico y la protección social y ambiental de un país”, añadía. 

El primer documento emitido por las nuevas autoridades chinas se ha centrado en la agricultura, integrando cuestiones tales como la seguridad alimentaria, la irrigación, la tecnología, la regulación de mercados o el desarrollo rural. 

Arias Cañete destacaba que esta declaración conjunta representa una excelente oportunidad para “asentar aún más la cooperación entre todos los países aquí presentes y, en especial, con el Gobierno Chino”. “Cooperación que, en el pasado, ha sido enmarcada en numerosos acuerdos firmados por el Ministerio de Agricultura, como el de 2007 con el Ministerio de Agricultura de China; el Memorándum de Entendimiento Mutuo sobre recursos hídricos, firmado en 1999, con el Ministerio de Recursos Hídricos, y renovado en 2011; o el de 2006 sobre Cambio climático, con el Ministerio de Medio Ambiente”, ha resumido. 

Precisamente, de estas circunstancias derivó la decisión de apoyar a la Embajada de España en China mediante la creación de una Consejería de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con el fin de intensificar las ya intensas relaciones agroalimentarias entre ambos países en 2009.

{jathumbnail off}