Coincidiendo con un reciente informe de la Food Standards Agency (FSA), la Agencia de Seguridad Alimentaria del Reino Unido, en el que algunos alimentos —entre los que se incluyen los aceites de oliva— se aconsejan sólo para un consumo ocasional, la Interprofesional del Aceite de Oliva Español ha emitido un comunicado en el que se […]

Coincidiendo con un reciente informe de la Food Standards Agency (FSA), la Agencia de Seguridad Alimentaria del Reino Unido, en el que algunos alimentos —entre los que se incluyen los aceites de oliva— se aconsejan sólo para un consumo ocasional, la Interprofesional del Aceite de Oliva Español ha emitido un comunicado en el que se ofrecen las claves para el consumo de este alimento en su justa medida.

<<Los aceites de oliva, como el resto de aceites, generan un aporte de 9 calorías por cada gramo ingerido. Hasta ahí nada diferencia los aceites de oliva de otros. Sin embargo, la propia Unión Europea ha reconocido que el consumo del ácido oleico, la vitamina E y los polifenoles contenidos en los aceites de oliva tienen efectos beneficiosos para la salud (Reglamento 432/2012 de 16 de mayo de 2012 sobre declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentes distintas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños).

Es más, en lo tocante a los polifenoles —“contribuyen a la protección de los lípidos de la sangre frente al daño oxidativo”—, para poder hablar de efecto beneficiosos la norma establece un consumo recomendado de 20 gramos de aquellos aceites de oliva vírgenes que contengan un mínimo de 5 miligramos de antioxidantes en esa proporción de aceite. En cuanto a la posibilidad de pensar que un mayor consumo ofrezca también mayores beneficios para la salud, la ciencia dice que eso es una verdad sólo a medias. Tan desaconsejable es una dieta sin aceites como otra en la que su consumo sea excesivo.

Cuestión de equilibrio

Se trata de una cuestión de equilibrio, en la que la pregunta clave sería ¿qué cantidad es la razonable? Según la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, los investigadores que trabajan en el Estudio PREDIMED (Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular) llevan tiempo estudiando esta cuestión.

“Durante años —asegura Ramón Estruch, coordinador del estudio— miles de participantes en este estudio tomaron una dieta mediterránea controlada suplementada con aceites de oliva virgen extra; aconsejábamos a esas personas que tomaran unos 50 mililitros al día, unas 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra al día. Aunque, con el tiempo, hemos comprobado que tomaban unos 40 mililitros al día (unos 37 gramos) y se ha podido comprobar que esas personas tienen menos riesgo de padecer diabetes; su presión arterial es más baja; presentan menos cuadros de depresión y, sobre todo, tienen menos riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular”.

Además, el estudio ha podido constatar otra evidencia: “Por lo que hemos visto hasta ahora, las personas que han hecho una dieta mediterránea con aceites de oliva virgen extra, a pesar de tomar más calorías que la gente del grupo de control (con una dieta pobre en grasas) no han engordado. Al contrario hemos verificado una tendencia a bajar el peso y el perímetro de la cintura. Por lo tanto no hay miedo a añadir aceites de oliva en la dieta porque sea una grasa”, concluye Ramón Estruch.>>


{jathumbnail off}