Aprovechando la oportunidad surgida con el reciente reconocimiento por parte de la UNESCO de la comida tradicional francesa como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad  -igualmente fueron reconocidas la dieta mediterránea y la comida tradicional mexicana- los ministros franceses de agricultura Bruno Le Maire y su homólogo de Comercio Exterior, Pierre Lellouche han desarrollado un plan […]

Aprovechando la oportunidad surgida con el reciente reconocimiento por parte de la UNESCO de la comida tradicional francesa como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad  -igualmente fueron reconocidas la dieta mediterránea y la comida tradicional mexicana- los ministros franceses de agricultura Bruno Le Maire y su homólogo de Comercio Exterior, Pierre Lellouche han desarrollado un plan conjunto para “defender los productos agrícolas y alimentarios nacionales franceses en el mundo».

El proyecto contempla la celebración anual de una Semana Mundial de la Gastronomía Francesa, en principio prevista para que tenga lugar durante el mes de enero en al menos 12 países que actualmente ya suponen un mercado de interés para los productos gastronómicos franceses o que podrían ser un objetivo futuro por su potencial interés. «Se trata de mercados maduros como Alemania o los Estados Unidos y de países emergentes como China, Singapur y la India», declaró Pierre Lellouche.

Pérdida de cuota de mercado

La industria agroalimentaria francesa ha ido perdiendo paulatinamente su cuota de exportación al mercado extranjero, pasando de un volumen del 9% en el año 2000 a un 6,4% en 2009, una cifra que sitúa a este país por detrás de la vecina Alemania, que alcanzó la cifra del 7% ese mismo año. Los ministros responsables han declarado que “consideran que es hora de volver al buen camino”.