En un encuentro mantenido ayer martes en Roses -la localidad gerundense sede de su restaurante elBulli- en el que logró reunir a Joan Roca, Juan Mari Arzak y Pedro Subijana, Ferrán Adriá pronosticó que en el futuro quedarán pocos restaurantes de lujo, ya que en su opinión, el futuro de la gastronomía está en las […]

En un encuentro mantenido ayer martes en Roses -la localidad gerundense sede de su restaurante elBulli- en el que logró reunir a Joan Roca, Juan Mari Arzak y Pedro Subijana, Ferrán Adriá pronosticó que en el futuro quedarán pocos restaurantes de lujo, ya que en su opinión, el futuro de la gastronomía está en las tapas y la comida informal.

Con motivo de la participación en una mesa redonda para celebrar el 75 aniversario de la inauguración del Hotel Terraza de Roses y aprovechando la visita que tanto Arzak como Subijana acostumbran a hacer anualmente a elBulli,  Adría consiguió congregar a cuatro de los mejores cocineros del mundo, que en total suman 12 estrellas Michelín y tres de lso diez primeros puestos del ranking mundial de los mejores restaurantes, según la lista S.Pellegrino.

Adrià sostuvo que la tapa en concreto y el concepto de tapeo en general, tal y como lo entendemos en nuestro país son “el último paso que queda, el futuro”, algo que puede  significar -si se sabe manejar y exportar bien- un fuerte empuje para el sector de la hostelería española y sus productos más representativos.

Restaurantes extranjeros con tapas españolas

“No se trata de abrir un restaurante en otro país sino de que los extranjeros quieran abrir restaurantes de verdaderas tapas españolas y, para eso, necesitarán referencias” explicaba Adrià, insistiendo en la dificultad de que pasados unos años sigan siendo viables establecimientos como los suyos actuales (elBulli, Akelarre, Arzak o El Celler de Can Roca) y que sin duda ese concepto quedará limitado a unos pocos “restaurantes de lujo”.

En el mismo encuentro, Joan Roca manifestó que actualmente los cocineros están “en una dimensión totalmente distinta que nunca antes se hubiese imaginado y una de las razones es la complicidad”, destacando la buena relación existente entre ellos, de modo que “la forma de evolucionar es creando sinergias, además de los congresos gastronómicos”.

Arzak: “El futuro está asegurado con la cantera”

Arzak, por su parte, aseguró que afortunadamente el futuro de la gastronomía española está garantizado con la excelente nueva hornada de jóvenes cocineros repartidos por los mejores restaurantes de todo el país, entre ellos su propia hija, Elena Arzak, quien cada día asume una mayor responsabilidad en su propio establecimiento en san Sebastián.