Cuando se plantea la posibilidad de salir a comer fuera de casa, los españoles cada vez nos lo pensamos más, optando por comidas más planificadas ligadas a la ocasión especial y un mayor gasto por ocasión, fruto de la situación inflacionista actual.

Esta es una de las principales conclusiones que se derivan de los datos de cierre de 2023 de consumo fuera del hogar de Kantar Worldpanel, elaborado por la consultora internacional Kantar, que recogen que, a pesar de los buenos resultados en términos de valor, los datos muestran un descenso del 2 % en el número de actos de consumo fuera del hogar cuando hablamos del consumo nacional, aunque con un aumento generalizado en el coste por acto, en parte derivado de la inflación.

Comer fuera de casa. Las nuevas tendencias

En concreto, estos datos del informe dibujan un consumidor que sale menos a comer fuera y de una forma más planificada, para vivir cada salida como un momento especial que se disfruta en pareja, en familia o con amigos. Por eso, en un contexto en el que, sobre todo a finales de año, un porcentaje de la población ha decidido no consumir fuera del hogar, los actos que ganan o se mantienen son los que se pueden ligar a ocasiones especiales, relacionadas con el placer y el relax. La hostelería muestra su rol de socialización y disfrute, con las cenas subiendo ligeramente (+0,5 pp de penetración) o la solidez de momentos como el fin de semana o el tardeo, que se consolidan como ocio diurno.

También el consumo fuera del hogar ligado al deporte presenta un descenso del 19 % de los actos con respecto a 2022 que se concreta en un gasto un 31 % inferior. El momento de bajar al bar para ver fútbol perdió peso en 2023, aunque tampoco representa un hábito muy extendido entre los españoles en el conjunto de actos fuera del hogar.

Sin embargo, con esta tendencia a título personal conviven los momentos ligados al trabajo —comidas con compañeros de empresa o de negocios—, que poco a poco se recuperan, sobre todo a final de año, cuando después de mucho tiempo se ha podido celebrar con normalidad.

Por edades, el informe confirma que el incremento del coste de la vida ha hecho mella entre quienes más cargas financieras tienen, como hipotecas, colegios… que son la franja de los de 35-49 años: pierden relevancia y explican casi tres cuartas partes de la caída de los actos de consumo. En cambio, la franja más mayor, la de los 60-75 años, tracciona del consumo fuera del hogar.

Y, finalmente, por tipo de establecimiento, la restauración independiente continúa por delante de la organizada: nueve de cada diez individuos han consumido en Restauración Independiente este año y 7 de cada 10 lo han hecho en alguna de las marcas de la Restauración Organizada. Los de fast food han sido los únicos locales que en 2023 han atraído más consumidores que el año previo, atrayendo consumidores más adultos, y además con ocasiones revalorizadas no tan habituales de este canal.

Resumen
Cada vez nos pensamos más salir a comer fuera de casa
Título
Cada vez nos pensamos más salir a comer fuera de casa
Descripción
Cuando se plantea la posibilidad de salir a comer fuera de casa, los españoles cada vez nos lo pensamos más, optando por comidas más planificadas ligadas a la ocasión especial y un mayor gasto por ocasión, fruto de la situación inflacionista actual.
Autor