Un nuevo informe publicado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura), muestra que los precios de los alimentos en todo el mundo han caído en diciembre de 2012, por tercer mes consecutivo, a su nivel más bajo desde junio de 2011. En general, 2012 fue un año más […]

Un nuevo informe publicado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura), muestra que los precios de los alimentos en todo el mundo han caído en diciembre de 2012, por tercer mes consecutivo, a su nivel más bajo desde junio de 2011. En general, 2012 fue un año más barato para comprar comida que 2011, según el índice de precios de alimentos de la propia FAO.

Según publica el International Bussiness Times en su edición USA, esto significa que los temores generalizados sobre un posible incremento global de los precios de los productos y una potencial crisis alimentaria pueden dejarse, de momento, a un lado.

El informe de la FAO confirma que los descensos de precios más significativos se observaron en alimentos básicos como el azúcar, los productos lácteos, aceites y grasas. El director adjunto de la FAO, Jomo Sundaram, atribuye esta caída de precios al “debilitamiento de la demanda en un marco de estancamiento de la economía internacional”, según decía en un comunicado.

Sin embargo, el argumento de una escasez de demanda no parece que pueda sostenerse durante mucho más tiempo.

Otro informe publicado la pasada semana por la Institution of Mechanical Engineers (Institución de ingenieros mecánicos), la mayor asociación profesional británica de ingenieros, afirmaba que de los 4.000 millones de toneladas de alimentos producidos anualmente en todo el mundo, se terminan desperdiciando hasta la mitad, un total de 2.000 millones de toneladas. Hay un sinnúmero de razones del por qué, como métodos de cosecha deficientes, mal almacenamiento y transporte, además de la más simple, la eliminación de restos aún válidos por parte de los consumidores.

Fechas de caducidad extremadamente conservadoras

Otras razones que se incluyen en este informe son las políticas excesivamente conservadoras sobre fechas ‘de caducidad’, impulsadas en su mayoría por tiendas y cadenas de distribución de cara a evitar posibles acciones legales, así como un desconocimiento o malentendido, por parte del consumidor, respecto a lo que realmente significan estas fechas.

Muchos países desperdician comida en diferentes puntos de la cadena de suministro, pero en los países más desarrollados, el despilfarro de alimentos todavía en buenas condiciones es especialmente notorio. La demanda occidental de comida ‘estéticamente agradable’ significa que, por ejemplo, los supermercados tiran cientos de miles de manzanas saludables, sencillamente porque tienen un ligero golpe o mancha en su exterior.

Desperdicio de agua por malas prácticas agrícolas

Las prácticas agrícolas actuales, asegura el informe, originan también el desperdicio de enormes cantidades de agua, dado que gran parte de la producción nunca llegará al punto de venta simplemente porque el producto final no le parecerá correcto a los consumidores.

Incluso si los precios siguen cayendo, los residuos de alimentos serán un gran problema en 2075, asegura la Institution of Mechanical Engineers, prediciendo que la población mundial llegará por entonces a los 9.500 millones de habitantes. El informe destaca también que una revisión de los estándares culturales occidentales sobre la comida ayudaría en gran medida a preservar los recursos finitos de alimentos.

Artículos relacionados

Fabricantes y distribuidores contra el desperdicio de alimentos

Los cultivos olvidados podrían ser la despensa del futuro

El Ministerio promueve la reducción de alimentos desechados

Los desperdicios en los restaurantes, a debate

Cada restaurante tira una media de 2,5 Kg. de comida al día

Alerta sobre los desperdicios de comida en los restaurantes

El Reino Unido quiere regular las fechas de caducidad

Iniciativa en las redes sociales contra el desperdicio de alimentos

{jathumbnail off}