En el estado norteamericano de Nueva York, los puestos de trabajo correspondientes al sector de fabricación industrial se redujeron en el período 2005-11 alrededor de un 9%, con una caída en los salarios que ronda el 21%. Sin embargo hay una categoría que rompe espectacularmente esta tendencia: la industria de los lácteos, que durante ese […]

En el estado norteamericano de Nueva York, los puestos de trabajo correspondientes al sector de fabricación industrial se redujeron en el período 2005-11 alrededor de un 9%, con una caída en los salarios que ronda el 21%. Sin embargo hay una categoría que rompe espectacularmente esta tendencia: la industria de los lácteos, que durante ese mismo tiempo incrementó sus trabajadores en un 3%, con un 14% de aumento salarial y un esperanzador efecto multiplicador en la generación de puestos de trabajo locales.

Uno de los impulsores de esa historia de éxito es el auge de la industria intensiva del yogur de Nueva York, donde la producción se ha más que duplicado desde 2005, con nuevas plantas construidas o ampliadas y con inversiones millonarias procedentes de todo el mundo.

Para continuar esta historia de éxito y encontrar nuevas formas de difundir este impulso, la Universidad de Cornell (Ithaca, Nueva York), acogió la pasada semana un foro abierto con la intervención del propio estado, la industria y los líderes académicos, un encuentro diseñado para ofrecer a los líderes sociales la posibilidad de explorar nuevas formas de maximizar los beneficios del boom del yogurt tanto para la propia industria láctea, como para las comunidades locales y los consumidores.

Este foro es, en parte, una respuesta al reto establecido por el gobernador Andrew Cuomo en la llamada "Cumbre del yogur" que tuvo lugar este verano, en la que llamó a los líderes de todos los sectores a seguir trabajando juntos para encontrar la forma de obtener el máximo beneficio para los neoyorquinos a partir de esta revolución del yogurt y de la industria láctea.

{jathumbnail off}