El salmón con marca ‘AquAdvantage’ — conocido en EE.UU. como ‘Frankenfish’ —, una versión genéticamente modificada del Salmón Atlántico producida a través de acuicultura por la compañía estadounidense AquaBounty Technologies para que crezca dos veces más rápidamente que un salmón normal, podría estar en la mesa de los consumidores norteamericanos y del resto del mundo […]

El salmón con marca ‘AquAdvantage’ — conocido en EE.UU. como ‘Frankenfish’ —, una versión genéticamente modificada del Salmón Atlántico producida a través de acuicultura por la compañía estadounidense AquaBounty Technologies para que crezca dos veces más rápidamente que un salmón normal, podría estar en la mesa de los consumidores norteamericanos y del resto del mundo muy pronto.

Según informa la cadena estadounidense CBC News, la Food and Drug Administration (el organismo federal que regula la salud en Estados Unidos) hizo pública hace unas semanas su evaluación ambiental sobre este nuevo salmón — que ha sido objeto de un largo debate en este país — y el documento concluye que el pescado «no tendrá ningún impacto significativo sobre la calidad del medio ambiente humano de los Estados Unidos» y que es “poco probable” que dañe a las poblaciones de salmones, una preocupación clave para los activistas medioambientales.

La compañía productora, AquaBounty Technologies, ha ido superando toda una gama de obstáculos reglamentarios desde que los críticos de esta nueva gama de salmón le bautizaron hace años con el apodo de ‘Frankenfish’. Su origen data de 1989, cuando fue creado por científicos de la Memorial University en Terranova y Labrador. La empresa, con sede en Waltham, Massachusetts, adquirió la licencia en 1994 y comenzó el proceso de aprobación por parte de los reguladores en 1996.

Si AquaBounty Technologies tiene éxito en la obtención de la aprobación definitiva, el ‘Frankenfish’ podría ser el primer alimento animal genéticamente modificado que se ponga a la venta en el mercado.

Foto: CBC News

{jathumbnail off}