Un curioso proyecto de interpretación entre arquitectura y gastronomía. Un inteligente esfuerzo por trasladar una serie de diseños arquitectónicos a su mejor versión gastronómica: poderosas formas geométricas traducidas a pequeños emplatados, novedosos materiales de construcción vistos a través de las exquisitas texturas de un alimento. El resultado de este proyecto se refleja en un libro […]

Un curioso proyecto de interpretación entre arquitectura y gastronomía. Un inteligente esfuerzo por trasladar una serie de diseños arquitectónicos a su mejor versión gastronómica: poderosas formas geométricas traducidas a pequeños emplatados, novedosos materiales de construcción vistos a través de las exquisitas texturas de un alimento.

El resultado de este proyecto se refleja en un libro titulado Ejercicio creativo de arquitectura y gastronomía de autor en Mallorca, una iniciativa coordinada por el arquitecto Vicenç Mulet, que ha unido el trabajo de cuatro estudios de arquitectura y el de un cocinero, todos ellos mallorquines, combinando ambas disciplinas artísticas.

Los arquitectos han seleccionado una serie de obras representativas que definen su trayectoria profesional y el cocinero, Vicente Fortea, las ha interpretado gastronómicamente con cuatro creaciones originales, tras haber analizado los proyectos y seleccionado los más representativos para ser plasmados en un plato.

Fusión entre Arquitectura y Gastronomía

El coordinador del proyecto, Vicenç Mulet, es un reconocido arquitecto mallorquín titulado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona que en 1997 fundó VMA Proyectes, un estudio que integra a profesionales de diferentes disciplinas para el desarrollo de arquitectura, interiorismo, mobiliario y arquitectura efímera.

Por su parte, Vicente Fortea dirige desde el año 2003 la cocina del restaurante Son Termens en la localidad mallorquina de Bunyola, y fue ganador hace cuatro años del Primer Concurso de Jóvenes Cocineros de Mallorca.