Bélgica es un paraíso para los amantes de la cerveza, con más de 1.500 diferentes variedades, muchas de ellas con sus propias jarras de cerveza personalizadas en las que sólo puede servirse esta bebida. Cada jarra tiene la forma adecuada para mejorar el sabor de la cerveza para la que ha sido diseñada.

Esta estricta distinción de cervezas puede parecer algo generalmente reservado para el esnobismo del vino, pero los belgas se toman su cerveza realmente en serio, y con razón. Porque Bélgica disfruta de una reputación sin igual por sus cervezas especiales desde la Edad Media.

Los conocedores prefieren cervezas belgas por su variedad, sabor y carácter. Las opciones son infinitas: cerveza de frambuesa, cerveza blanca, cerveza de chocolate, cerveza Gueuze, cerveza de cereza, cerveza negra, cerveza trapense y, por supuesto, la cerveza por la que Bélgica es más famosa: la cerveza Lambic, elaborada al estilo de elaboración antiguo, con una fermentación espontánea para producir una bebida totalmente seca, profundamente agria y naturalmente efervescente que mejora con los años en la botella, al igual que ocurre con el vino. De acuerdo con el reglamento de la Unión Europea, sólo puede ser producida en una pequeña área de Bélgica.

Planes veraniegos

Y para este verano en Flandes, la Región propone a todos los amantes de la cerveza multitud de planes relacionados con el mundo artesano, cultural e histórico que se mueve alrededor de esta popular bebida. Entre ellos:

CERVEZA Y ARTESANOS. Además de conocer el proceso de fabricación de la cerveza De Koninck en Amberes, el centro cervecero municipal ofrece un restaurante conducido por Bert-Jan Michielsen, una carnicería regentada por Luc De Laet y visible desde el restaurante, una refinería de quesos a cargo del afinador Michel Van Tricht y una bombonería artesana dirigida por el joven maestro chocolatero, Jitsk Heyninck. Maestría innovadora en estado puro.

CERVEZA Y COLECCIONISMO. El hotel Four Points by Sheraton, en Bruselas, acaba de abrir un bar dedicado a la cerveza y al coleccionismo. Bar Vélo da a conocer el producto de pequeñas fábricas de cerveza belgas y lanza una curiosa iniciativa: la cerveteca. En ella, los clientes pueden traer una cerveza e intercambiarla por una previamente dejada por otro cliente.

CERVEZA Y CARLOS V. La cerveza Ommegang Charles Quint ha adoptado el logo ‘Belgian Hop’, garantía de su fabricación con al menos 50% de lúpulo belga. Una cerveza perfecta para ser consumida con ocasión del Ommegang, el gran desfile anual realizado en honor a la entrada triunfal de Carlos V en Bruselas.

Flandes en España

Y, para quienes no puedan viajar a Flandes en las próximas fechas, España acoge varias muestras culturales relacionadas con la Región:

Resumen
Título
Verano en Flandes, cerveza y mucho más
Descripción
Ppara este verano, Flandes propone a todos los amantes de la cerveza multitud de planes relacionados con el mundo artesano, cultural e histórico que se mueve alrededor de esta popular bebida.
Autor