Helen Browing, la presidenta de la organización británica Soil, una asociación que lleva desde 1946 defendiendo la alimentación sin productos químicos, ha denunciado en unas recientes declaraciones al diario “The Daily Telegraph” que personajes famosos como la actriz Gwyneth Paltrow, el cantante Swing, Madonna o el propio príncipe Carlos de Inglaterra están dañando la imagen […]

Helen Browing, la presidenta de la organización británica Soil, una asociación que lleva desde 1946 defendiendo la alimentación sin productos químicos, ha denunciado en unas recientes declaraciones al diario “The Daily Telegraph” que personajes famosos como la actriz Gwyneth Paltrow, el cantante Swing, Madonna o el propio príncipe Carlos de Inglaterra están dañando la imagen de la comida llamada orgánica o ecológica.

Browing asegura que sus trabajos y declaraciones elitistas «están dañando mas que beneficiar. Dan la impresión de que las frutas y vegetales cultivados sin componentes químicos son solo para aquellos que se pueden permitir contratar un jardinero o un cocinero macrobiótico».

Ejemplos como Gwyneth Paltrow, que recientemente ha editado un libro sobre comida casera, en el que en su opinión, el sofisticado tratamiento que se da a estos productos no parece corresponderse con la realidad de su consumo habitual entre personas de cualquier estrato social que simplemente desean comer unos productos más sanos.

Helen Browing, que además es criadora de ganado y ha sido hasta el pasado año la responsable del organismo estatal británico de alimentos éticos, añadía en la entrevista: “Nos encantan las estrellas de rock pero quizá están haciendo que la comida orgánica se relacione con los ricos y famosos”, puntualizando que el objetivo de su organización es precisamente el contrario, “luchar contra la pobreza y crear comunidades más sanas”.

Responden con una campaña de imagen

Para tratar de contrarrestar esta imagen, la organización Soil lanzará próximamente una campaña titulada “la buena comida es para todos”, con la que se pretende demostrar que los alimentos locales, de temporada y biológicos, además de ser accesibles a todos, mejoran la salud.

Otro de los motivos de esta campaña se debe al hecho de que la venta de este tipo de comida sin componentes químicos ha decaído en el último año en al menos un seis por ciento respecto al año anterior, un dato que relacionan muy directamente con la crisis económica que hace que los clientes se decidan, en su compra diaria, por los productos de menor precio.