Con la llegada de las altas temperaturas, que este año parece que se adelantan, es más necesario que nunca tener un cuidado especial a la hora de manipular y conservar ciertos alimentos, como los huevos y salsas que lo contengan, carnes, frutas y verduras, y también reforzar las medidas de higiene y limpieza en la cocina.

Y es que aunque los Programas Nacionales de Control de la salmonella que rigen en España han reducido mucho la incidencia de esta toxiinfección alimentaria, sigue siendo uno de los temores más habituales cuando llegan las altas temperaturas, por sus consecuencias para la salud. Si bien hay muchas personas que se infectan de salmonela y no experimentan complicaciones, e incluso ni lo detectan, los niños menores de 5 años, los adultos mayores o aquellos con el sistema inmunitario debilitado son quienes tienen una mayor probabilidad de manifestar síntomas graves. De ahí la importancia de vigilar siempre el procesado de los alimentos, especialmente de los huevos, carnes, frutas y verduras.

Cómo conservar los alimentos y evitar la salmonela

Por ello, desde Pazo de Vilane, una empresa productora de huevo campero, han querido ofrecer una serie de pautas en este sentido para seguir cocinando tranquilamente a pesar del calor, reduciendo los riesgos y evitando esta temida infección:

  • Consumir alimentos procedentes de un productor de confianza, sujeto a todos los controles sanitarios, que en España son muchos y fiables. Y es que cualquier alimento fresco es susceptible de estar contaminado por salmonela. En el caso de los huevos, es mejor evitar comprarlos a aquellos productores locales que carezcan de las debidas licencias y permisos.
  • Cocinar bien los huevos. Las altas temperaturas eliminan las bacterias, así que es importante cocinar este alimento a la temperatura idónea. Las altas temperaturas sólo son necesarias a la hora de cocinar, ya que el huevo es un alimento muy delicado que no debe dejarse nunca al sol o expuesto a focos de calor como, por ejemplo, cerca de una ventana.
  • La cocina, siempre limpia. Utensilios, encimeras, paños, bayetas y delantales, sartenes, cazos… Además de la limpieza en los utensilios de cocina, nuestra propia higiene es básica para reducir riesgos, por lo que antes de cocinar debemos lavarnos siempre las manos con agua y jabón, muy especialmente después de haber ido al baño.
  • Respetar la cadena del frío y sobre todo ahora que nos enfrentamos a las altas temperaturas. Después de hacer la compra hay que evitar hacer otros recados que puedan demorar nuestra vuelta a casa, rompiendo así la cadena del frío. Carnes, pescados, y también huevos, deben estar siempre en la nevera.
  • Ojo a las mayonesas, aliolis, etc. Para su óptima conservación es importante consumir este tipo de recetas frías con huevo al momento, y si no es inmediatamente después, es necesario guardarlas en el frigorífico.
  • Evitar cascar el huevo en el borde del recipiente donde lo vayamos a batir, de esta forma no se caerán trocitos de la cáscara dentro del recipiente y evitaremos que se contamine el interior del huevo.
  • Al separar la yema de la clara, no hacerlo con la propia cáscara, de esta manera evitaremos la posibilidad de que se contamine el interior del huevo.
Resumen
Ante la llegada del calor, cómo conservar los alimentos y evitar la salmonela
Título
Ante la llegada del calor, cómo conservar los alimentos y evitar la salmonela
Descripción
Con la llegada de las altas temperaturas es más necesario que nunca tener un cuidado especial a la hora de manipular y conservar ciertos alimentos, como los huevos y salsas que lo contengan, carnes, frutas y verduras, y también reforzar las medidas de higiene y limpieza en la cocina .
Autor