El futuro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (Madrid) disfrutará de usos culturales y deportivos compatibles con su cuidado y conservación, según expresó ayer el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, durante la presentación del libro 100 años de Peñalara. “El Parque Nacional —dijo Sarasola— no será impedimento para que en […]

El futuro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (Madrid) disfrutará de usos culturales y deportivos compatibles con su cuidado y conservación, según expresó ayer el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, durante la presentación del libro 100 años de Peñalara.

“El Parque Nacional —dijo Sarasola— no será impedimento para que en la Sierra de Guadarrama se sigan practicando deportes al aire libre, como el alpinismo, la escalada, el esquí de fondo, los recorridos a caballo o en bicicleta y el senderismo. Conciliamos así la máxima conservación de la riqueza natural, histórica y cultural de la Sierra con un uso público ordenado”. 

En este sentido, el consejero aseguró que se tendrá en cuenta que, “además de sus valores naturales, biológicos y culturales, la Sierra tiene un hondo significado para los madrileños como espacio de ocio y de contacto con la naturaleza”. 

Espacios acotados para el ocio en el Parque 

Con el fin de asegurar los objetivos de protección ambiental, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha acotado los espacios más adecuados para cada disciplina y se adecuará la afluencia de personas a la capacidad de acogida de cada zona, creando al tiempo las condiciones para que el Parque favorezca el desarrollo socioeconómico de los municipios y su zona de influencia, contando con la implicación de sus vecinos.


{jathumbnail off}