Todos los alimentos, por su contacto con el agua, el aire y los nutrientes, están en presencia de elementos contaminantes. Los pescados no son una excepción. Sin embargo, todos los alimentos disponibles en los mercados en España están sometidos a estrictos controles por parte de las administraciones públicas y las propias empresas productoras asegurando su total salubridad.

Así lo aseguran las conclusiones de la investigación llevada a cabo por el Instituto Universitario de Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos (IU-Ecoaqua) para evaluar el impacto de la contaminación ambiental sobre los pescados en general y los pescados de acuicultura en particular y cuyos resultados fueron publicados por revista científica Science of The Total Environment, de la editorial Elsevier, en el artículo titulado Bioacumulación en lubinas (Dicentrarchus labrax) de aditivos y contaminantes químicos presentes en microplásticos medioambientales.

La contaminación ambiental en el pescado

Partiendo del hecho de que para cualquier producto alimentario, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) marcan los límites máximos de presencia de cualquier contaminante, garantizando que los alimentos sean totalmente inocuos para los consumidores y, en caso necesario, incluso se publican recomendaciones de consumo, la investigación científica del IU-Ecoaqua indica que en general se percibe que el pescado de acuicultura está mínimamente afectado por la contaminación marina, los metales pesados y los parásitos. Esto se debe a que los peces de acuicultura son alimentados con piensos naturales, controlados y esterilizados. Una conclusión y análisis que se alinean con lo comunicado por la Unión Europea en relación con los pescados de acuicultura, que indicaba que al no estar expuestos a la cadena trófica marina por ser alimentados de manera controlada con piensos, el riesgo de contaminación y de presencia de contaminantes en los pescados de acuicultura es mínimo.

“Los microplásticos son un vector de llegada de sustancias nada deseables, como pesticidas, como DDT, los policlorobifenilos (PCBs), de retardantes de llama bromados (BDEs). Cuanto mayor es la exposición de los peces a estas sustancias, mayor es su peligro de que nos las encontremos en partes como el hígado. De ahí que los pescados que pasan menos tiempo en el mar y no han sido alimentados con lo que se encuentra en las aguas marinas no presenten contaminantes derivados de los plásticos”, explica la doctora Alicia Herrera, investigadora del grupo Eomar del IU-Ecoaqua.

Resumen
Estudio sobre el impacto de la contaminación ambiental en el pescado
Título
Estudio sobre el impacto de la contaminación ambiental en el pescado
Descripción
Todos los alimentos, por su contacto con el agua, el aire y los nutrientes, están en presencia de elementos contaminantes. Los pescados no son una excepción. Sin embargo, todos los alimentos disponibles en los mercados en España están sometidos a estrictos controles.
Autor