Si a finales de mayo se daba por terminada la campaña de comercialización en fresco de la Alcachofa de Tudela, esta misma semana ha finalizado la campaña en conserva, y a la espera de los datos definitivos, se estima que la producción se ha incrementado este año en un 5 % aproximadamente.

En total han sido ochenta y nueve los agricultores que han estado inscritos en esta campaña, con un total de 699 hectáreas, y ocho las empresas que han comercializado Alcachofa de Tudela en fresco, con un volumen certificado provisional de alrededor de 1,5 millones de kilos, según datos del propio Consejo Regulador.

“Aunque no ha sido una campaña de una producción por parcela muy alta y la superficie cultivada ha disminuido con respecto a otros años, cabe destacar que continua el esfuerzo de quienes comercializan por dar a conocer la Alcachofa de Tudela y sigue en aumento la cantidad de producto que se comercializa cada temporada”, comenta Ana Juanena, secretaria del Consejo Regulador y directora de certificación de INTIA, empresa pública del Gobierno de Navarra encargada de certificar estas parcelas.

Los requisitos para ser Alcachofa de Tudela

Pero no toda la producción de las parcelas inscritas se certifica. Normalmente, al inicio de campaña o tras pequeñas heladas, la alcachofa es apta para su consumo, pero, sin embargo, no cumple con los requisitos que exige la Indicación Geográfica Protegida (IGP) por lo que se comercializa sin certificar.

Para que la alcachofa pueda ser comercializada como Alcachofa de Tudela, debe cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Ser la variedad Blanca de Tudela
  • Estar cultivada en aquellas parcelas previamente inscritas
  • Estar fresca
  • Sin señales de heladas
  • Con la forma típica de la variedad
  • Que sea homogénea o con las brácteas apretadas

Alcachofa en conserva

Por otra parte, en esta campaña han sido un total de once las empresas que han elaborado conserva de Alcachofa de Tudela, que este año pueden alcanzar las cifras del año anterior, llegando a superar el millón de kilos certificados.

Al igual que ocurre con la alcachofa en fresco, las alcachofas deben proceder de parcelas inscritas, y la conserva se debe elaborar en una de las empresas inscritas. En las inspecciones se verifica también la trazabilidad y se comprueba que en el proceso no se han añadido acidulantes o correctores de la acidez, un punto muy importante porque ésta es precisamente una de las características de la Alcachofa de Tudela dado que al elaborarse sin acidulantes mantiene su sabor natural.

Resumen
Finaliza la campaña de la Alcachofa de Tudela
Título
Finaliza la campaña de la Alcachofa de Tudela
Descripción
Si a finales de mayo se daba por terminada la campaña de comercialización en fresco de la Alcachofa de Tudela, esta misma semana ha finalizado la campaña en conserva, y se estima que la producción se ha incrementado en un 5 %.
Autor