El confinamiento y el teletrabajo al que la pandemia nos obligó el pasado año tuvo su irremediable impacto, no solo en el consumo alimentario, sino en los hábitos y decisiones de compra, al haber tenido más tiempo para cocinar y para a recuperar platos más elaborados, que en circunstancias normales habían quedado olvidados.

Es la principal conclusión que se extrae del Informe de consumo alimentario en España 2020, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que ha sido presentado hoy jueves y que constata que el desembolso en alimentación —dentro y fuera del hogar— se situó el pasado año en 102.083 millones de euros, un 3,2 % menos que en 2019, mientras que el volumen adquirido creció el 4,4 %, hasta alcanzar los 34.767 millones de kilos o litros.

El informe señala también que la pandemia ha marcado, de forma ineludible, los hábitos alimentarios de los españoles el pasado año y ha generado un cambio en la foto fija del consumo: al permanecer más tiempo en casa debido a las restricciones, el consumo se concentró en el hogar y disminuyó ostensiblemente en bares y restaurantes, donde suele tener mayor valor añadido.

Consumo alimentario y decisiones de compra 

En cifras, los principales datos recogidos en este informe son:

  • Los hogares destinaron un 14,2 % más de su presupuesto a la cesta de la compra en 2020 (79.348 millones de euros), representando en valor un 78 % del total, que no compensa la caída del 36,8 % en el gasto en bares y restaurantes (22.737 millones de euros), que apenas supone una quinta parte del total.
  • En volumen, el consumo en hogares se incrementó el 11,2 % (31.879 millones de kilos o litros) y alcanzó una cuota del 91,7 % del total de alimentos, apenas el 8,3 % se realizó fuera del hogar (2.888 millones kg/l).
  • El gasto per cápita —dentro y fuera del hogar— descendió a 2.383 euros en 2020, el 7,2 % menos que el año anterior, si bien el consumo en volumen creció el 2,1 %, hasta 19,1 kilos o litros más por persona.

En cuanto al consumo en los hogares, el informe recoge que, como consecuencia de las restricciones, al disponer de más tiempo para cocinar los españoles han recuperado el menú tradicional y otros modos de preparación como los guisos o elaboraciones al horno. No obstante, las preferencias, al igual que en 2019, siguen siendo los cocinados rápidos y saludables como la plancha, los platos fríos sin cocinar o los hervidos, formas de preparación que guardan más el sabor y propiedades de los alimentos. Los productos frescos fueron los más consumidos en el hogar, pero también aumentaron de forma considerable los ‘alimentos de fondo de despensa’ como harinas, bases de pizza y masas de hojaldre, legumbre, azúcar, arroz o pasta.

  • El consumo per cápita en el hogar subió un 11 %, hasta 690 kg/l, mientras que el gasto repuntó un 14 % y alcanzó 1.716,30 euros.
  • Como en años anteriores, los productos frescos fueron también en 2020 los más consumidos dentro del hogar, de modo que cada español ingirió una media de casi 100 kilos de frutas, 87,05 de patatas y verduras y hortalizas frescas, y 74 litros de leche. Este grupo de alimentos suma el 43,8 % del total de kilos consumidos, aunque en valor apenas alcanzan el 30 %.
  • Por el contrario, carnes y pescados, que apenas representan el 10,8 % del volumen de kilos de alimentos consumidos y no fueron de los grupos que experimentaron mayor crecimiento, suman la tercera parte del presupuesto de la cesta de la compra.
  • A lo largo de 2020 se constató un importante crecimiento en el consumo de alimentos de fondo de despensa como harinas y sémolas (47,6 %), bases de pizza y masas de hojaldre (28,1 %), legumbres (17,4 %), azúcar (17 %), arroz (11,2 %) o pastas (9,6 %). Los aceites de oliva, ingrediente esencial de la dieta mediterránea, aumentaron su consumo en un 16 %. Así mismo, crecieron significativamente productos relacionados con momentos de ocio o placer como los frutos secos, chocolates, café e infusiones.
  • En cuanto a los canales de compra, aunque los supermercados y autoservicios se mantienen como los establecimientos preferidos por los consumidores y engloban el 47,6 % de las compras alimenticias, las tiendas tradicionales recuperaron cuota de mercado después de años de declive, alcanzando el 13,8 %. Destaca también el empuje del fenómeno de la compra por internet, y aunque apenas alcanza el 2,3 % de la cuota de mercado del comercio de productos alimenticios, su volumen de ventas aumentó un 61,5% a lo largo de 2020.

El Informe de Consumo Alimentario de 2020 incluye como novedad el análisis específico de los productos sin gluten y ecológicos. Los primeros apenas representan un 3,1 % del volumen total de alimentos consumidos, pero tienen una gran importancia para las personas que no toleran esta proteína, y la producción ecológica actualmente supone el 3,6 % de la demanda alimentaria, un sector en crecimiento que en el futuro tendrá un impulso importante por su carácter sostenible.

Alimentación fuera del hogar

En cuanto al consumo fuera de casa, en un año tan atípico como 2020, los cambios apreciados como consecuencia de la pandemia son una reducción de las comidas y cenas fuera de casa, y la aparición de otros momentos y espacios de consumo como el aperitivo de antes de comer, las meriendas y el tiempo de antes de la cena.

  • El incremento del consumo en el hogar no compensa el gasto no realizado en establecimientos, y el gasto per cápita, 667,22 euros es casi 400 euros menos que en 2019. De esta cantidad, 413,6 euros se destinan al consumo de alimentos y aperitivos y 253,6 euros en bebidas.
  • Los alimentos más consumidos fuera de casa han sido pan (28 % de las consumiciones), carnes (20,8 %), verduras y hortalizas (20,2 %) y productos de bollería (16,4 %).
Resumen
Radiografía del consumo alimentario y decisiones de compra en 2020
Título
Radiografía del consumo alimentario y decisiones de compra en 2020
Descripción
El confinamiento y el teletrabajo en el pasado año tuvo su impacto, no solo en el consumo alimentario, sino en los hábitos y decisiones de compra, al haber tenido más tiempo para cocinar y para a recuperar platos más elaborados, que en circunstancias normales habían quedado olvidados.
Autor