Una de las grandes tendencias como consecuencia de la crisis sanitaria será la apuesta que las empresas europeas y españolas van a realizar por la relocalización de la producción industrial, apostando por la proximidad en lugar de la dependencia de suministros o productos de Asia, lo que puede suponer una gran oportunidad de diversificación y exportación para el sector de envases y embalajes.

Al menos esta es una de las principales conclusiones a las que se ha llegado en el primer café online organizado por el Cluster de Innovación en Envase y Embalaje el pasado jueves para debatir temas que preocupan al sector y analizar las oportunidades y amenazas de la deslocalización y los nuevos flujos comerciales tras la crisis de la COVID-19.

“Hay oportunidades como, por ejemplo, en maquinaria de packaging, ya que en muchos países se están replanteando producir más cerca de sus mercados y deslocalizar la producción de China, y van a necesitar tanto tecnología como servicios auxiliares, y ahí puede entrar el envase y embalaje. El sector puede también detectar una oportunidad de proximidad en esas empresas, decidiendo localizar allí parte de la producción de envases o asociándose con empresas locales para aprovechar las oportunidades que se van a generar”, explicaba a lo largo de este encuentro virtual la directora general de Internacionalización de la Generalitat Valenciana, María Dolores Parra, añadiendo que las empresas “no sólo van a tener que aprender a diversificar sus exportaciones, sino también sus mercados de importación, valorando pagar más por cosas concretas, pero asegurando no tener dependencias tan altas de mercados asiáticos, que en los estudios que hemos realizado, el de algunas empresas llega a ser incluso de entre un ochenta y un noventa por ciento”.

El envase y embalaje. Oportunidades del sector

Y es que, según destacaba Fernando Llano, socio de la consultora estratégica empresarial Improven, “esta crisis nos ha hecho ver las cosas que están fallando, como es el tema sanitario, que va a ser clave para la toma de decisiones, porque no puedes depender de estos países con esta lejanía y con tan poco control por nuestra parte. Se trata de un sector estratégico. El sector del envase y embalaje va a tener oportunidades tanto en el mercado nacional como en export ya que el factor higiénico/sanitario va a tomar especial relevancia en todos los productos, la necesidad de que los productos sean más higiénicos, etc.”

Finalmente, Francisco Alapont (Fermax), explicaba que “la deslocalización va a generar también oportunidades para que España sea receptora de inversión de empresas europeas que vayan a deslocalizar su producción por el efecto del coronavirus, añadiendo que “en el caso del envase y embalaje seguro que surgirán oportunidades porque los mercados emergentes no van a cambiar, ya que el foco del problema ha sido sanitario y no económico”.

Resumen
El sector del envase y embalaje tras la crisis sanitaria
Título
El sector del envase y embalaje tras la crisis sanitaria
Descripción
Una de las tendencias tras la crisis será la apuesta por la relocalización de la producción industrial, apostando por la proximidad en lugar de la dependencia internacional, lo que puede suponer una gran oportunidad de diversificación y exportación para el sector de envases y embalajes.
Autor