Gran parte de la repostería española mantiene aún amplia influencia del inestimable legado andalusí representado por dulces como el turrón. Un producto del que la mayoría de los historiadores sitúan su origen en la península arábiga y cuyas primeras referencias históricas en nuestro país se registran hacia el siglo XV, cuando en época de Carlos […]

Gran parte de la repostería española mantiene aún amplia influencia del inestimable legado andalusí representado por dulces como el turrón. Un producto del que la mayoría de los historiadores sitúan su origen en la península arábiga y cuyas primeras referencias históricas en nuestro país se registran hacia el siglo XV, cuando en época de Carlos V ya se consideraba un exquisito dulce.

Sometido a la natural evolución de los tiempos, especialmente en los últimos años en los que su original composición a base de almendra y miel ha ido enriqueciéndose con la aportación de nuevos sabores, texturas y aromas; para la presente temporada navideña, una empresa productora, Casa Graupera, presenta una rica variante: el turrón ‘Terciopelo’.

Un turrón inspirado en las texturas de los melocotones de Lérida, que combina trufa con mermelada, con un toque amargo proporcionado por el contrapunto de la trufa negra, todo ello abrazado con una cobertura negra que le otorga el punto crujiente al paladar.

{jathumbnail off}