El ministro Arias Cañete, ha asegurado hoy en Pamplona que el Ministerio apuesta por “favorecer el asociacionismo y la concentración de la oferta, impulsando la integración de Cooperativas de primero y segundo grado, u otras organizaciones con dimensión y capacidad, tanto en su fase de producción como de industrialización y comercialización”. En la clausura de […]

El ministro Arias Cañete, ha asegurado hoy en Pamplona que el Ministerio apuesta por “favorecer el asociacionismo y la concentración de la oferta, impulsando la integración de Cooperativas de primero y segundo grado, u otras organizaciones con dimensión y capacidad, tanto en su fase de producción como de industrialización y comercialización”.

En la clausura de la Asamblea General de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra celebrada en Pamplona, Arias Cañete ha señalado que el sector cuenta en España con 3.918 cooperativas, 1,2 millones de socios y una facturación de 19.985 millones de euros en 2011, a lo que ha añadido “está caracterizado por su fuerte localismo y orientado, en muchos casos, más a las necesidades productivas del socio que al mercado y con falta, a veces, de profesionalización y visión empresarial”.

Revisión de la regulación básica

Por este motivo, el ministro ha subrayado que se necesita “una importante ampliación de sus fines y actividades, lo que supone una revisión de su regulación básica”. Una normativa, ha especificado, “que ofrezca a las cooperativas la posibilidad de hacerse cargo de actuaciones y servicios que repercutan en beneficio del territorio rural y de su población y que permita, a la vez, ampliar su desarrollo empresarial, a efectos de alcanzar una mayor dimensión y ser generadores de empleo de calidad”.

En este sentido, Arias Cañete ha indicado que Agricultura, en coordinación con los Ministerios de Empleo y Seguridad Social, Economía y Competitividad, y con la Confederación Empresarial Española de la Economía Social y Cooperativas Agro-alimentarias, trabaja en la modificación de la Ley de Cooperativas de 1999 y de la Ley sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas de 1990.

En palabras del ministro, “nuestras propuestas no van dirigidas a obtener privilegios fiscales, sino a actualizar y eliminar determinados límites o trabas que, hoy en día, dificultan una mayor ampliación de sus actividades” y que, por lo tanto, “hagan posible una de las máximas del cooperativismo agrario: su ubicación en el territorio rural, sin riesgo de que se deslocalice del mismo”, ha recalcado.

Hacia unas Cooperativas supra-autonómicas

El ministro ha avanzado que se está trabajando “en la definición de la figura de Cooperativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter supra-autonómico, con suficiente capacidad y dimensión, para la que se exigirán compromisos, de permanencia y fidelidad, que permitan garantizar su viabilidad empresarial y social”.

Asimismo, Arias Cañete ha asegurado que también se está trabajando en la puesta en marcha de un Plan de Integración Cooperativa “que debería implicar también a las Comunidades Autónomas, para que contemplen en sus políticas instrumentos que permitan impulsar la creación y desarrollo de estructuras comercializadoras de carácter autonómico y supra-autonómico, de dimensión relevante, con un fuerte componente innovador y vocación exportadora”.

Para ello, ha concluido el ministro, “estamos analizando nuevas propuestas de actuación para favorecer la competitividad, redimensionamiento, modernización e internacionalización de las cooperativas, con el objetivo de fomentar el empleo y la diversificación en el medio rural”.