Las famosas patatas fritas belgas parecen tener su origen en la región francófona de este país. La leyenda explica que el invierno del 1781 fue especialmente frío y el río Mosa, a su paso por Namur, estaba totalmente congelado y era imposible pescar los pescaditos que normalmente se freían para comer.

Para sustituirlos, la gente empezó a cortar las patatas en una forma similar y a freírlas, sin saber que estaban creando un plato que recorrería el mundo entero. El nombre de french fries, como se las conoce en lengua inglesa en gran parte del planeta, se debe a que los soldados americanos las descubrieron en su paso por la actual Valonia durante la Primera Guerra Mundial y, como el idioma de la región es el francés, las bautizaron erróneamente con este nombre.

Así se hacen las auténticas patatas fritas belgas

Unas patatas que se pueden tomar con hamburguesa, con pescado, como una tapa o incluso solas pero que, aunque pueda parecer un plato sencillo de cocinar, no lo es, si lo que queremos es conseguir el punto de cocinado que las ha hecho famosas. Y, para ello, Romain Durré, propietario de la friterie King Snack (en Neufchâteau, al sur de Valonia) uno los establecimientos belgas que mejor preparan las patatas fritas, ha querido desvelar los trucos a seguir y los detalles a tener en cuenta para conseguir que queden perfectas:

  • Las patatas, que son un producto vivo, envejecen durante el año y acorde con ello, hay que adaptar los tiempos de cocción y la temperatura del aceite utilizado. La cosecha de patatas del tipo bintje es en septiembre y las nuevas siempre son la mejor opción para freír, lo que no quiere decir que una patata madura no pueda quedar deliciosa.
  • Utilizar aceite vegetal en vez de grasa —en el caso de España no es necesario explicarlo, es algo que se hace en prácticamente todos los hogares—, ya que esto hace que el producto final, aunque un poco más costoso, sea más digerible y saludable.
  • Las patatas se tienen que precocinar una primera vez con el aceite a 140 ºC y durante 7-8 minutos, sin sobrepasarse.
  • La segunda vez que las patatas se sumergen en la freidora es por poco tiempo (2-3 minutos), pero debe aumentarse la potencia hasta 175 ºC.
  • Entre los dos períodos de cocción, las patatas deben dejarse reposar durante 15 minutos.
Resumen
Claves para cocinar las auténticas patatas fritas belgas
Título
Claves para cocinar las auténticas patatas fritas belgas
Descripción
Las famosas patatas fritas belgas parecen tener su origen en la región francófona de este país. La leyenda explica que el invierno del 1781 fue especialmente frío y el río Mosa, en Namur, estaba congelado y era imposible pescar los pescaditos que normalmente se freían para comer.
Autor