Hoy jueves se inicia, un año más, una nueva edición de la Feria de Zafra, un encuentro histórico que data del siglo XIV y que se mantendrá abierto a los profesionales y al público en general hasta el próximo miércoles 5 de octubre. La ciudad extremeña de Zafra celebra anualmente uno de los principales acontecimientos […]

Hoy jueves se inicia, un año más, una nueva edición de la Feria de Zafra, un encuentro histórico que data del siglo XIV y que se mantendrá abierto a los profesionales y al público en general hasta el próximo miércoles 5 de octubre.

La ciudad extremeña de Zafra celebra anualmente uno de los principales acontecimientos ganaderos de todo el país, con una tradición histórica que se remonta a varios siglos. Los encuentros feriales de esta población datan del año 1380 en el que el rey Juan I concedió un mercado semanal, ampliado sucesivamente en 1395 con un mercado por fiesta de San Juan y en 1453 es el monarca Juan II quien amplía estas mercedes con otro de mayor categoría por San Miguel, que es el antecedente de los que hoy se celebran.

Mientras en otras poblaciones las ferias fueron decayendo con el tiempo, la de Zafra no solo se mantuvo sino que se revitalizó extraordinariamente, con una nueva orientación de estos encuentros de ganaderos en certámenes competitivos, con el objetivo de mejorar las razas de los animales.

Punto de encuentro para el sector del ibérico

Eminentemente ganadera, la Feria de Zafra es también un importante punto de encuentro para todo el sector del ibérico. La elaboración anual de unas normas de explotación y la adecuada información a los ganaderos e industriales se considera una labor imprescindible para la buena práctica de la producción y elaboración de los jamones y paletas que salen al mercado bajo el amparo de la Denominación de Origen ‘Dehesa de Extremadura’.

Los jamones y paletas amparados por la D.O.P. ‘Dehesa de Extremadura’ se producen en las dehesas situadas en las provincias de Cáceres y Badajoz, un valioso ecosistema que se ha conservado en gran medida gracias al cerdo ibérico, que encuentra aquí el hábitat ideal para su desarrollo.

Influencia geográfica

La feria de Zafra tiene una reconocida fama en todo el Oeste de España. Desde la región castellana hasta la andaluza, está considerada como la de mayor confluencia de ganaderos y es la que impone precios y criterios para gran parte de la nación. Todos los ganados que concurren a estos mercados pueden adquirirse en unas animadas subastas que han alcanzado altas cotizaciones.

A la concentración de ganado selecto se le unen una serie de actos, conferencias por especialistas del tema, exposición de maquinaria agroganadera y alimenticia, así como de todos los productos que tienen relación directa con el sector del campo y de la ganadería.
Para albergar estas actividades, la Feria de Zafra cuenta con las mejores instalaciones de ferias de esta índole en toda Europa, que fueron ampliadas con motivo de la celebración en el año 1992 de la Feria del Quinto Centenario.

Una Feria original y multitudinaria

La feria de Zafra consigue atraer a su recinto en los primeros días de Octubre a una multitud de visitantes de todas las comarcas extremeñas y de comunidades vecinas, en una asistencia que llega al millón y medio de personas y que sienten la necesidad de estar presente cada año a esta muestra compleja y original.

En ella también se dan cita toda clase de artesanos, proporcionando a este acontecimiento comercial una estampa típica, insólita y ya perdida en otros lugares, con la exhibición en las calles e instalaciones de productos de toda índole y utilidad.