El chef Heinz Reitbauer dirige el elegante restaurante vienés Steirereck, un establecimiento situado en uno de los más bellos parajes de la capital austríaca, el Stadtpark, un parque situado a orillas del río Wien, con unas magníficas vistas sobre la catedral de San Esteban y a dos pasos de la célebre estatua de Johann Strauss. […]

El chef Heinz Reitbauer dirige el elegante restaurante vienés Steirereck, un establecimiento situado en uno de los más bellos parajes de la capital austríaca, el Stadtpark, un parque situado a orillas del río Wien, con unas magníficas vistas sobre la catedral de San Esteban y a dos pasos de la célebre estatua de Johann Strauss.

Al igual que muchos otros grandes cocineros, Heinz se inició en las artes culinarias a una edad muy temprana, pero con la diferencia de no haberlo hecho como aprendiz de chefs de fama mundial, sino en el propio entorno familiar: primero en el establecimiento de sus propios padres, además de acompañándoles en los innumerables viajes que estos realizaban por medio mundo en busca de inspiración gastronómica y posteriormente en el hotel propiedad de sus hermanos.

Aunque Heinz Reitbauer considera estos años como la etapa más importante de su educación culinaria, en la que asegura que desarrolló su propio estilo básico de cocina, quiso completar su formación trabajando con los hermanos Karl y Rudi Obauer en Werfen, con Alain Chapel en Lyon y con Anton Mosimann en Londres, de quienes reconoce que aún hoy en día siguen ejerciendo una importante influencia no solo en su cocina, sino en términos humanos.

Restaurante y Milk Bar

Su restaurante Steirereck, reconocido desde hace tiempo como el mejor restaurante de Viena y actualmente posicionado en el puesto número 22 de la lista S. Pellegrino de Los Mejores Restaurantes del Mundo, es un establecimiento de ambiente íntimo, rústico y acogedor, una antigua vaquería y lechería que cuenta con dos plantas, una dedicada al propio restaurante y la otra reconvertida, en honor a su origen, en un Milk Bar, el “Meierei”, situado en el sótano, en el que se pueden degustar hasta 120 variedades de queso procedentes de más de 13 países.

Cocina austriaca actual

En cuanto al menú, Heinz Reitbauer elabora lo que podríamos denominar una “cocina austriaca actual” del más alto nivel y con una cuidadosa presentación, siempre basada en los alimentos de temporada, muchos de los cuales, especialmente la carne de oveja y vaca, proceden de su propia granja.

Como entrada, Reitbauer ha hecho famoso su rodaballo asado con hinojo, para luego seguir con los platos principales, que incorporan propuestas como unos dumplings (masa rellena) de sémola y caviar, espárragos con paloma, lomo de cordero con salsa de aceitunas o langostas, el risotto a la pimienta roja con conejo, el salmón Huchen (un tipo de salmón nativo del Danubio) al vapor con espinacas, pimientos rojos y naranja, el asado de la especialísima carne de la región de Estiria, o el plato más elegante y caro, el fantástico hígado de ganso Steirereck.

Todo ello acompañado por los mejores vinos, ya que este establecimiento mantiene una increíble bodega que cuenta con nada menos que 35.000 diferentes referencias de caldos de medio mundo.