¿Quién no recuerda el sabor inconfundible de un pan casero recién hecho? Es uno de nuestros alimentos básicos, lleno de sabores y aromas entrañables, que evoca la calidez del hogar y que nunca debe faltar en una dieta equilibrada. Ver fotogalería. El secreto está en el horneado, que requiere un nivel alto, pero controlado, de humedad. Y […]

¿Quién no recuerda el sabor inconfundible de un pan casero recién hecho? Es uno de nuestros alimentos básicos, lleno de sabores y aromas entrañables, que evoca la calidez del hogar y que nunca debe faltar en una dieta equilibrada. Ver fotogalería.

El secreto está en el horneado, que requiere un nivel alto, pero controlado, de humedad. Y este horno cerámico, de 28 centímetros de diámetro, está diseñado para cocer un pan casero perfecto: suave, con una corteza crujiente y con un aroma irresistible.

 Su tapa, en forma de cúpula, recrea las mismas condiciones de un horno tradicional de pan. Está fabricado por la empresa francesa Emile Henry y comercializado en España por Claudia & Julia al precio de 118 euros.

 

Artículos relacionados

El pan que se sirve en los ‘tres estrellas’ españoles

Cómo debería ser el pan que compramos

Al pan pan y a cada variedad su nombre

El pan nuestro de cada día

¿Debe el pan formar parte de la dieta diaria?

Panes con miga de cebolla, chili y pimienta

Sorprendentes esculturas con pan

El pan, ese alimento que ya no gusta a los niños


{jathumbnail off}