El Consejo de Ministros celebrado el pasado viernes aprobó una serie de modificaciones técnicas para clarificar y adecuar el Real Decreto de la norma de calidad del trigo, ante las peticiones del sector, tras el segundo año de aplicación de dicha norma. Este Real Decreto regula la ordenación del mercado de trigos españoles por grupos […]

El Consejo de Ministros celebrado el pasado viernes aprobó una serie de modificaciones técnicas para clarificar y adecuar el Real Decreto de la norma de calidad del trigo, ante las peticiones del sector, tras el segundo año de aplicación de dicha norma.

Este Real Decreto regula la ordenación del mercado de trigos españoles por grupos y grados, en función del uso industrial óptimo para cada trigo, así como las condiciones de entrega y de otras variables de las que dependerá el rendimiento industrial del grano. 

Objetivo: mayor precio en los mercados

Con la modificación del Real Decreto se busca hacer frente a una de las deficiencias de la oferta española de trigos, como es la falta de homogeneización de los lotes, necesaria para la mecanización de los procesos de molienda. 

En muchos casos se realizan mezclas de trigos genéricos, lo que repercute sobre la calidad final de los lotes al mezclarse partidas de mayor calidad industrial, que obtendrían un precio mayor en el mercado, con partidas de calidad inferior. 

Asimismo, la norma de calidad modificada permite clasificar los trigos españoles en función de los criterios que demanda la industria harinera y semolera española. Además, los productores de trigo podrán enfocar su labor a la obtención de una cosecha cuya calidad sea apreciada de manera más satisfactoria y, por lo tanto, obtener una óptima remuneración por ella.

{jathumbnail off}