La localidad guipuzcoana de Orio celebrará la próxima semana, los días 6 y 7 de mayo, la Fiesta del Rodaballo, un nuevo evento gastronómico que viene a complementar las ya habituales fiestas del Besugo y de la Txuleta y que a su vez dará inicio también a las Jornadas Gastronómicas organizadas por el ayuntamiento. Y […]

La localidad guipuzcoana de Orio celebrará la próxima semana, los días 6 y 7 de mayo, la Fiesta del Rodaballo, un nuevo evento gastronómico que viene a complementar las ya habituales fiestas del Besugo y de la Txuleta y que a su vez dará inicio también a las Jornadas Gastronómicas organizadas por el ayuntamiento.

Y si lo tradicional hasta ahora era el “besugo al estilo Orio”, en el que la pieza de pescado se asaba en una besuguera, esta nueva fiesta realizará su particular contribución a la gastronomía local con las llamadas “rodaballeras”, un artilugio muy similar al que se usa para el besugo, pero adaptado a la forma característica del rodaballo, de modo que permite dar la vuelta al pescado mientras se está asando retirarlo una vez hecho sin que se pegue a la rejilla.

El ayuntamiento repartirá rodaballeras

Para celebrar la novedad y a su vez contribuir al reforzamiento de la marca característica de la gastronomía de Orio, el ayuntamiento, una vez finalizada la fiesta, repartirá ejemplares de estas rodaballeras entre las sociedades gastronómicas de la población, para que “hagan suyo el invento y con él, también el Estilo Orio”.

En el acto de presentación de la fiesta, el alcalde de esta localidad guipuzcoana, Jon Redondo,
aseguró que la Fiesta del Rodaballo completará el tridente gastronómico de Orio. Una celebración en la que tres destacados barrilleros locales prepararán, con la nueva técnica de asado, más de 300 piezas de rodaballo, que serán servidos en la cena del día 6 de mayo y en la comida y cena del día siguiente, para un total de 450 comensales.

Otro de los motivos que ha llevado al consistorio a instituir esta nueva fiesta es facilitar la presencia en ella de los arrantzales (pescadores), que en las fechas de celebración de la tradicional Fiesta del Besugo, en julio, se encuentran todos en plena faena del bonito, lo que les impide disfrutar de ella.