La tradicional subasta del Campanu – el primer salmón que se pesca en los ríos asturianos y cántabros al inicio de la campaña anual- ha quedado enturbiada  por la sospecha expresada por la sociedad de pescadores Las Mestas del Narcea que asegura que podría tratarse de un campanu fraudulento. La sociedad de pescadores, una de […]

La tradicional subasta del Campanu – el primer salmón que se pesca en los ríos asturianos y cántabros al inicio de la campaña anual- ha quedado enturbiada  por la sospecha expresada por la sociedad de pescadores Las Mestas del Narcea que asegura que podría tratarse de un campanu fraudulento.

La sociedad de pescadores, una de las mayores de Asturias, estudia denunciar al Principado por dar validez a esta captura y subastar como el campanu de este año un salmón que en su opinión es imposible que fuera capturado por el pescador que se lo adjudica a la hora que consta oficialmente, las siete menos cinco de la mañana.

La secuencia de la captura no cuadra

Los miembros de Las Mestas del Narcea aseguran que desde mucho antes de esa hora, a las seis y cuarto de la mañana, había ya un nutrido grupo de personas en el lugar que consta como el de la captura, el pozo La Hortona del Narcea, un enclave pequeño en el que se ve a todos los presentes y sin embargo nadie vio que se pescara ningún salmón.

Como conclusión, los denunciantes, que ya han puesto el caso en manos de sus abogados, piensan que el supuesto pescador del campanu, Alberto Fernández, podría haber pescado el salmón en el río Esva e ir a precintarlo en La Rodriga porque la puja sube más si la captura se realiza en el río Narcea.