La historia de esta conocida marca comienza a finales del siglo XIX, y después de ciento cincuenta años de existencia, está llena de anécdotas llegadas desde muy distintas partes del mundo. Para empezar, su propio nombre, cuyo origen está en regalo de negocios, un simpático monito proveniente de América, que acabó bautizando al producto: Anís del Mono.

Y en segundo lugar el mono, cuyos rasgos humanoides están basados nada menos que en Charles Darwin, sin duda un guiño al debate de aquella época sobre su teoría de la evolución. Además de la icónica botella con sus rombos en relieve, consecuencia de una romántica historia que inspiró su diseño cuando su creador, Vicente Bosch, buscaba un regalo especial para su mujer y fue en la plaza Vendôme de París donde encontró el perfume perfecto y, con él, la inspiración para su botella de corte adiamantado que se ha convertido en todo un icono.

Y en cuanto a su utilización en la cocina, desde hace años se viene utilizando para hacer rosquillas, pero hay un mundo de posibilidades más, ya que esta bebida es perfecta como ingrediente en muchas otras elaboraciones, como, por ejemplo, estas Cañas de convento con leche anisada, una receta ofrecida por Anís del Mono.

Cañas rellenas con crema anisada

INGREDIENTES

  • Para la masa de las cañas: 1 vasito de leche, 1 vasito de manteca, 1 vasito de Anís el Mono, 2 cucharadas de azúcar, harina para repostería, aceite de oliva para freír.
  • Para el relleno: 2 yemas de huevo, ½ litro de leche, 50 g de harina de maíz, una brizna de vainilla, medio vasito de Anís del Mono, 200 g de queso de untar, 50 g de azúcar, una pizca de canela, una cucharada de melaza de membrillo.
  • Para la presentación: bolitas formadas con membrillo, chocolate a la piedra de calidad superior rallado, chocolate caliente aromatizado con anís estrellado.

ELABORACIÓN

Para la masa de las cañas, mezclamos los ingredientes hasta formar una masa compacta y homogénea, vamos formando pequeñas porciones estiradas finísimas con el rodillo y las enrollamos en moldes metálicos con forma de rollitos. Freímos en aceite caliente hasta que cojan un color dorado, sacamos sobre papel absorbente, dejamos enfriar y luego sacamos de las cañas. Reservamos.

Para el relleno ponemos la leche a hervir con el azúcar y la vainilla, una vez conseguido el hervor retiramos del fuego. Por otro lado, en un bol mezclamos las yemas de huevo, la harina, el medio vaso de anís, el queso de untar, la canela y la melaza de membrillo. Añadimos a la mezcla anterior batiendo enérgicamente con una batidora manual y luego volvemos a poner al fuego hasta formar una crema espesa y fina que reservaremos para que se enfríe.

Rellenamos las cañas con la crema y los disponemos sobre una base de tierra de chocolate y bolitas de membrillo, cubriéndolos por encima con chocolate caliente especiado con canela y anís estrellado.

Cañas rellenas con crema anisada
80%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Cañas rellenas con crema anisada
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)