Cerca de siete de cada diez menores practican menos actividad física que antes de la pandemia, siendo más alta la incidencia en niños. Y una de cada cinco de las familias afirma que sus hijas e hijos pequeños han aumentado la ingesta de alimentos, como consecuencia de que muchos ámbitos de la vida cotidiana se han visto afectados, alterando por completo las rutinas.

Al menos así se deduce de un reciente estudio, Centennials: el antes y el después de una generación marcada por el Covid-19, realizado por la plataforma de control parental en internet Qustodio, en el que se analizaba cómo está afectando la nueva normalidad a los menores españoles y cuáles han sido las esferas de su vida en las que han sufrido mayores alteraciones, que indica que para el 70 % de las familias españolas los hábitos de consumo y la actividad física de los menores es una de las mayores preocupaciones que han surgido durante este período.

Menos actividad física, más comida

Y es que, aunque los expertos llevan años alertando de los riesgos que conlleva para la salud de los menores la falta de actividad física y los malos hábitos de consumo —según la OMS el 80 % de los menores a nivel global, no hace el suficiente ejercicio diario recomendado (1 hora/día), no sólo por falta de deporte, sino porque acciones tan cotidianas como ir caminando hasta el colegio o jugar en los parques han dejado de formar parte de sus rutinas—, esta tónica no solo se ha mantenido sino que se ha visto incrementada por la COVID-19 como consecuencia del aumento del tiempo que pasan en casa. En este sentido, el estudio recoge que el 67 % de los menores practican menos actividad física que antes de la pandemia, con una incidencia más alta en niños (72 %) que en niñas (65 %), debido fundamentalmente a que durante este período casi el 30 % de los menores no llegaba a pasar una hora al día al aire libre.

Si a esta falta de actividad física se añade el factor de la alimentación —el 10 % de las familias considera que los hábitos alimentarios de los menores se han visto modificados desde el pasado mes de marzo y el 20 % asegura que sus hijos han aumentado la ingesta de alimentos— el temor de cómo esta suma de problemas pueda afectar a la salud de los menores se hace más evidente, ya que la infancia y la adolescencia son etapas en las que mantener una dieta equilibrada y alta en nutrientes asegura un crecimiento y desarrollo óptimos.

Resumen
Los efectos de la pandemia en los más pequeños menos actividad física, más comida
Título
Los efectos de la pandemia en los más pequeños menos actividad física, más comida
Descripción
Cerca de siete de cada diez menores practican menos actividad física que antes de la pandemia, siendo más alta la incidencia en niños. Y una de cada cinco de las familias afirma que sus hijas e hijos pequeños han aumentado la ingesta de alimentos.
Autor