El primer martes del mes de agosto se celebra anualmente en Plasencia (Cáceres) el llamado Martes Mayor, una gran fiesta que homenajea al tradicional mercado que durante más de ocho siglos se viene celebrando cada martes en la Plaza Mayor y que reúne a artesanos, hortelanos, ganaderos y agricultores de todas las comarcas próximas. Desde […]

El primer martes del mes de agosto se celebra anualmente en Plasencia (Cáceres) el llamado Martes Mayor, una gran fiesta que homenajea al tradicional mercado que durante más de ocho siglos se viene celebrando cada martes en la Plaza Mayor y que reúne a artesanos, hortelanos, ganaderos y agricultores de todas las comarcas próximas.

Desde su fundación en el siglo XIII por el rey Alfonso VIII, era tradición en Plasencia la celebración de un mercado, en el que se reunían ganaderos, campesinos, artesanos, llegados desde poblaciones de la comarca, con la idea de poder vender sus mercancías o hacer transacciones. Durante este día no se realizaba actuación alguna de tipo judicial. Actualmente, el mercado se centra en la Plaza Mayor, extendiéndose por la calle de Santa Elena hasta la misma Catedral. Como ejemplo de la importancia de este mercado, su extensión fue tan grande en el casco antiguo de la ciudad que dio nombre a calles y soportales: calle Vidrieras, Queso o «soportales del pan», «la carne», etc.

En la actualidad el Martes Mayor se dan cita las mejores muestras posibles de productos de la comarca, con artesanos y agricultores que se esfuerzan en mostrar lo mejor de cada uno de ellos: frutas y verduras, embutidos ibéricos y quesos, cestería, textiles y otros muchos productos de la zona.

La fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, reúne en cada edición a más de 30.000 visitantes que mientras curiosean por los puestos en el interior del recinto amurallado disfrutan, además, de la música de la flauta y el tamboril, así como de los trajes regionales típicos de la zona.

Las mejores frutas y hortalizas

A finales de los años 60, en una apuesta por homenajear a este histórico mercado, se decidió crear una expresión festiva del mismo, que se fijó en el primer martes del mes de Agosto cuando, además de la actividad comercial habitual, se reconocen y se premian los mejores ejemplares de frutas y hortalizas, los puestos mejor presentados y la artesanía de más calidad mediante diferentes concursos, a los que se suman singulares certámenes de flauta y tamboril, trajes regionales y decorado de balcones.


{jathumbnail off}