Aunque los alimentos vegetales se asocian normalmente a un perfil saludable, las alternativas vegetales a productos de origen animal, y por tanto aptas para personas veganas, suelen ser muy pobres desde el punto de vista nutricional. En cuanto al aspecto legal, en la actualidad existe cierto vacío legal en torno a este tipo de productos.

Son algunas de las principales conclusiones que se extraen del análisis sobre los sustitutos del pescado de origen vegetal realizado por la revista Consumer, editada desde hace casi 50 años por la Fundación Eroski, que aborda diferentes aspectos relacionados con estos productos.

Los sustitutos del pescado

En cuanto a formulación. Existe una amplia variedad de formulaciones diferentes, incluso aunque imiten al mismo alimento. Por ejemplo, hay productos que imitan a las gambas cuyo ingrediente principal es la goma de konjac (polisacárido que se obtiene de la raíz de la planta del mismo nombre), mientras que otros su ingrediente principal es un alga.

Tomando como base los ingredientes principales —los primeros de la lista y siempre según este informe—, existen dos grandes grupos: por un lado, los que contienen ingredientes que aportan nutrientes interesantes y son apreciados desde el punto de vista nutricional o económico, como legumbres, como soja o guisantes, aceite de colza… y, por otro, los elaborados por compuestos de escaso valor nutricional y económico, como almidones y gelificantes, por ejemplo, almidón de patata, de tapioca o goma de konjac.

Desde el punto de vista nutricional. Según este informe, “por lo general tendemos a asociar los alimentos vegetales o aptos para veganos con un perfil saludable, pero no es así necesariamente. Desde el punto de vista nutricional suelen ser muy pobres, dado que no aportan nutrientes de interés. Algunos, además, contienen cantidades notables de sal”.

El aspecto legal. En la actualidad existe cierto vacío legal en torno a este tipo de productos vegetales que imitan a otros de origen animal, dado que no hay una normativa específica que los regule de forma expresa. Pero hay varios aspectos muy claros que sí están recogidos en la legislación como, por ejemplo, que “la información alimentaria no inducirá a error sobre las características del alimento y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades o composición.

En 2020 se debatió en el Parlamento Europeo la idoneidad de emplear este tipo de nombres a la hora de comercializar esos productos. Finalmente se acordó que se pueden utilizar términos como “hamburguesa vegetal” o “embutido vegetal”, pero no se podrá hacer ninguna referencia a los productos lácteos, así que no se permiten denominaciones como “queso vegetal” o “preparado vegetal imitación queso”. Esas decisiones no son definitivas y deben ser ratificadas por la Comisión Europea y debatidas por cada Estado miembro.

 

Resumen
Analizando la formulación, aporte nutricional y aspecto legal de los sustitutos del pescado
Título
Analizando la formulación, aporte nutricional y aspecto legal de los sustitutos del pescado
Descripción
Aunque los alimentos vegetales se asocian a un perfil saludable, las alternativas vegetales a productos de origen animal, y por tanto aptas para personas veganas, suelen ser muy pobres desde el punto de vista nutricional. En cuanto al aspecto legal, existe cierto vacío legal en torno a este tipo de productos.
Autor