En su primera comparecencia en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados, el ministro Arias Cañete ha explicado que “el sistema agroalimentario español ha funcionado satisfactoriamente en los últimos 50 años, pero que los retos del presente hacen necesario “enfrentarse, decididamente, con su reestructuración, especialmente en el ámbito de […]

En su primera comparecencia en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados, el ministro Arias Cañete ha explicado que “el sistema agroalimentario español ha funcionado satisfactoriamente en los últimos 50 años, pero que los retos del presente hacen necesario “enfrentarse, decididamente, con su reestructuración, especialmente en el ámbito de la producción”.

Arias Cañete ha señalado que el diálogo y la transparencia serán los dos ejes que marcarán la legislatura, proponiendo la creación del Consejo Coordinador del Sistema Agroalimentario Nacional, con el objetivo de ser la fuente de información básica para el funcionamiento del sistema.

El ministro ha asegurado que el sistema español es dual, produciéndose una concentración en cabeza y cola y una dispersión en la parte de la producción agraria, donde hay un predominio claro de explotaciones de reducida dimensión, escasamente organizadas y con una reducida capacidad de negociación.

Entre la amplia batería de medidas anunciadas, destacan:

Incremento de la dimensión de las explotaciones mediante el fomento de la liberación de tierras, favoreciendo la titularidad por fórmulas asociativas y estableciendo normas sobre la dimensión de nuevas explotaciones.

Simplificación administrativa, como elemento imprescindible para reducir costes y mejorar la competitividad.

Nuevo Plan Nacional de Regadíos, con apoyo a las comunidades de regantes, programas de investigación e innovación en los sistemas de producción y una apuesta decidida por extender y mejorar las coberturas del seguro agrario.

La política de Sanidad Animal desarrollará programas de vigilancia que garanticen el control de la seguridad alimentaria en las granjas.

En cuanto a la Sanidad Vegetal, se desarrollará un Plan Nacional de Acción para el uso sostenible de productos fitosanitarios, mientras que se apostará por la mejora y modernización de los sistemas de trazabilidad.

El Ministerio coordinará e impulsará los programas de desarrollo rural así como establecerá un Plan Estratégico de Diversificación de la Actividad Económica en el Medio Rural.

Nueva Ley de la Cadena Alimentaria

El ministro ha hecho especial hincapié en el concepto integral de cadena alimentaria, que constituye la columna vertebral del sistema alimentario, de modo que todas las actuaciones se orientarán específicamente a reforzar la integración de los diferentes eslabones de la cadena: haciendo más eficientes todos los procesos de producción, transformación y distribución:

Puesta en marcha del Plan para el reequilibrio de la cadena alimentaria, que contendrá diferentes medidas y que comenzará por el nuevo “Proyecto de Ley de medidas para mejorar el
funcionamiento de la cadena alimentaria”.

Puesta en marcha de la Estrategia Nacional para la Defensa de la Alimentación Española, que permita definir los aspectos concretos objeto de modificación en los actuales documentos en discusión dentro de la reforma de la PAC.

Se pondrán todos los esfuerzos para disponer de una cadena de valor en la que sus eslabones más débiles, en especial los productores, vean reforzada su posición y obtengan el beneficio que les corresponde a su grado de participación en la generación del valor.

Se potenciarán la promoción y consolidación de las Organizaciones Interprofesionales, cuyo ámbito y alcance debe ampliarse y mejorarse, y el funcionamiento del Observatorio de Precios, con el objetivo de que, además de observar, pueda desarrollar una actitud proactiva en la corrección de las disfunciones que se detectan.

Reforma de la PAC

El nuevo modelo deberá permitirnos también conseguir un sector productor fortalecido, que contribuya a corregir la situación de debilidad que atraviesan las explotaciones agrarias españolas.

De forma paralela a las negociaciones para la reforma de la PAC, se van a desarrollar las negociaciones del nuevo Marco Financiero Plurianual 2014-2020 (MFP) que, sin duda, condicionará el proceso y resultado de la reforma de la PAC.

Se introducirá en el debate la necesidad de que exista una reciprocidad en los intercambios comerciales respecto de terceros países, dada la existencia de una fuerte asimetría, claramente desfavorable a las producciones europeas.

Reforma de la Política Común de Pesca (PPC)

Visión estratégica que integre los aspectos extractivo, productivo, industrial y de comercialización de los productos de las pesca y de la acuicultura.

Ordenación del caladero nacional para un aprovechamiento óptimo de los recursos disponibles, en ocasiones escasos.

Adaptación a las transformaciones del marco jurídico en el que se desarrolla la actividad pesquera,
especialmente a la reforma de la Política Común de Pesca (PPC), que ocupará gran parte de nuestros esfuerzos en el ámbito de la UE durante el presente año.

Frente a las propuestas comunitarias, el ministro defenderá la vinculación de las reducciones de descartes al establecimiento de posibilidades de pesca nacionales acordes con la composición natural de las capturas en cada pesquería.

Incluisión en la propuesta de Reglamento Base de una referencia a la defensa del sector pesquero y a su dimensión social y económica, anunciando que solicitará que no se supriman los mecanismos financieros que han venido permitiendo financiar los objetivos de la PCP.

Acuerdo con Marruecos

Arias Cañete ha subrayado su compromiso con la aprobación de un nuevo mandato de negociación para la reanudación de la vigencia del Protocolo de Pesca UE -Marruecos, recordando que ya están en proceso de concesión las ayudas al sector afectado.

Las ayudas beneficiarán a un total de 69 barcos y 661 tripulantes por un importe de 9,2 millones de euros a razón de 45 euros por tripulante y día y un mínimo de cien euros por buque en función de los baremos de la UE.

Solicitud a la Comisión de todos los esfuerzos necesarios para mantener otros acuerdos bilaterales de pesca, especialmente el Acuerdo con Mauritania.

Adaptación a los cambios del entorno económico, planteando la mejora del proceso de adopción de decisiones en relación con la gestión de los recursos.

Se impulsará la innovación en el sector extractivo para reducir costes de explotación y daños en el sistema marino, así como la incorporación de nuevas tecnologías en la cadena de comercialización y en la industria de transformación

En el ámbito de la acuicultura se reforzará la coordinación entre las Administraciones competentes para aprovechar sus esfuerzos investigadores y las posibilidades que ofrece la nueva propuesta de Reglamento de la PCP en esta materia.

Modificación de la estructura de la Administración Pesquera, acometiéndose para ello una reorganización administrativa de la Secretaría General de Pesca que conllevará la concentración de todas las competencias de un mismo ámbito en unidades administrativas.

Adaptación a la estructura administrativa de las Instituciones Europeas de pesca, en la mediuda de lo posible.