La gastronomía centroamericana es una mezcla perfecta de las influencias de la cocina indígena, africana y española. De hecho, el escenario culinario está íntimamente ligado al patrimonio cultural, lo que se manifiesta en las diversas tradiciones que rodean la creación de los platos más auténticos y exóticos de la región.

“Una explosión de sabores y tradiciones e influencias de la cocina indígena, africana y española. Es la cocina centroamericana, productos reconocidos a nivel internacional, platos auténticos y experiencias gastro que acercan al viajero a la cultura local”. Así define la consultora internacional Atrevia el potencial gastronómico de Centroamérica, una región que tiene el privilegio de contar con productos como el grano de café, muy valorado internacionalmente por estar considerado como uno de los más exquisitos del mundo.

Entre los más conocidos se encuentra el café de Guatemala, galardonado con el reconocimiento Cup of Excellence por su sabor dulce, tropical e inigualable cuerpo —destaca el de las regiones de Acatenango, Chimaltenango, La Libertad y Huehuetenango—, el de Honduras —uno de los mejores es el de Las Delicias, en el departamento de El Paraíso— el de Costa Rica, el café gourmet por excelencia, y el de El Salvador y Nicaragua, que son productos con un alto índice de exportación debido a su inigualable calidad.

Sabores de Centroamérica

Cada uno de los países que conforman Centroamérica ofrece platos únicos, característicos de cada zona o región. Así, en San Martín Jilotepeque (Guatemala), es indispensable probar el suban-ik o tamal de olla, una receta elaborada con tomate y hasta cinco clases distintas de chile que se cuece dentro de hojas de maxán, lo que le aporta un sabor de lo más peculiar. El atol de elote también es una receta ancestral que hay que probar en esta región hecha a base de maíz.

Otro de los platos más auténticos es el cangrejo en alguashte, típico de El Salvador, una delicia con acento tropical elaborada a base de pepitoria —semilla molida del ayote—, tomate, cebolla, chile verde y ajo. En Nicaragua, Costa Rica y Honduras es común encontrar el caldo Rundown (rondón) una receta de marcada influencia africana, que cuenta con algunas variantes, pero que su protagonista es la leche de coco, y suele ir acompañado de la combinación de diversos ingredientes: cebolla, achiote, plátano, carne ahumada o pescado.

Otro de los platos indispensables es el Vigorón, que se prepara principalmente en la ruta de la ciudad colonial de Granada, Nicaragua, y se sirve sobre una hoja verde de plátano, ‘chagüite’, combinando chicharrón con abundante carne de cerdo bien frita acompañada con una ensalada jugosa, yuca bien cocida, y algunos trozos de una fruta ácida llamada mimbro. En Costa Rica, otro sabor único es el picadillo de palmito, que se obtiene del cogollo o corazón de la palmera que produce el fruto de pejibaye, se cocina con cebolla cristalizada, mantequilla y achiote para combinarse con huevos y pizcas de sal, y puede ir acompañado con arroz.

La cocina más popular

Dentro de las distintas influencias de la gastronomía centroamericana destaca fundamentalmente la fusión de la cocina africana, indígena y española. Un ejemplo serían las baleadas, tortillas de harina rellenas de frijoles fritos, queso y crema, muy habituales en Honduras y en el resto de la región, que pueden ir acompañadas de aguacate o carne de pollo.

Muy tradicional en toda la región centroamericana es el maíz, el ingrediente estrella de la cultura maya con el que se elaboran las famosas tortillas, nacatamales, atoles y tamales. Las tortillas son el acompañante ideal de todas las comidas y sirven de base en numerosos platos, como las pupusas salvadoreñas, el chicharrón con tortilla en Nicaragua y las enchiladas (tortillas fritas rellenas de pollo, carne o arroz), etc.

Belice, por su parte, cuenta con influencia norteamericana, británica, caribeña y mexicana. Esto le permite recrear una amplia variedad de matices con una increíble fusión de nacionalidades. Entre los ingredientes más utilizados se encuentran las alubias y diversas especias, como el tomillo y laurel, el plátano y diferentes tipos de carne. Uno de sus platos más emblemáticos es el denominado rice and beans, que se cocina en leche de coco. Otro de los platos que no deberíamos dejar de probar son los tostones o patacones de Panamá, plátanos verdes maduros fritos, que se salan y sirven como acompañamiento para diversos tipos de comida. En Costa Rica es muy conocido el gallo pinto, el desayuno predilecto, huevos con frijoles rojos o negros acompañados de dos tipos de chile, arroz y cilantro.

Resumen
Título
Centroamérica, destino gastronómico por descubrir
Descripción
Una explosión de sabores y tradiciones e influencias de la cocina indígena, africana y española. Así es la cocina centroamericana, productos únicos, platos auténticos y experiencias gastro.
Autor