Cuentacuentos que tienen la finalidad de promover la sensibilización sobre el medio ambiente entre los más pequeños y a la vez fomentar su interés por la lectura y la naturaleza. Es lo que persigue el programa de talleres veraniegos para niños de entre 3 a 12 años organizado por el Centro Nacional de Educación Ambiental […]

Cuentacuentos que tienen la finalidad de promover la sensibilización sobre el medio ambiente entre los más pequeños y a la vez fomentar su interés por la lectura y la naturaleza. Es lo que persigue el programa de talleres veraniegos para niños de entre 3 a 12 años organizado por el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM). Los talleres tendrán lugar en las instalaciones del CENEAM en Valsaín (Segovia) los días 11 y 25 de julio y el 8 y el 22 de agosto con funciones que darán comienzo a las 12:00 horas.

La historia de Ignacio, el gabarrero de Valsaín del próximo viernes día 11 será la que inaugure el programa de cuentacuentos. Este personaje desvelará algunas de las leyendas populares de la zona de Segovia, a la vez que transmitirá su patrimonio natural para contribuir al conocimiento del entorno.

Los cuentos también tendrán como protagonista a un viejo ratón que narrará las historias del lugar que ha podido leer en los libros de una biblioteca, en la que ha vivido escondido durante 25 años. El encuentro entre ambos personajes dará pie a un diálogo sobre tradición escrita y oral a través de la adaptación de leyendas populares y cuentos del escritor Roald Dahl. De entre las historias destacan La escoba de la bruja Sabina y La leyenda de la fuente salada.

Lúdico y educativo

Además de la vertiente lúdica, los talleres persiguen potenciar los valores éticos como la igualdad, la tolerancia o el respeto de la naturaleza y fomentar la autocrítica. También se pretende promover el conocimiento de la tradición oral, natural y cultural del entorno rural del Segovia, así como de la tradición escrita universal.

Por este motivo, los talleres se realizarán en la biblioteca del CENEAM o en los exteriores de centro, para contribuir a que los niños adquieran ejemplares en préstamo al finalizar la actividad.


{jathumbnail off}