La secretaria general de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, ha planteado esta semana la apuesta del Ministerio por “un nuevo Plan Nacional de Regadíos circunscrito en una nueva política del agua basada en el pacto y no en la confrontación entre los diferentes actores”. Una propuesta planteada ya por el ministro ante la Comisión […]

La secretaria general de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, ha planteado esta semana la apuesta del Ministerio por “un nuevo Plan Nacional de Regadíos circunscrito en una nueva política del agua basada en el pacto y no en la confrontación entre los diferentes actores”.

Una propuesta planteada ya por el ministro ante la Comisión de Agricultura del Congreso, cuyas ventajas analizó García Tejerina en la inauguración de la XIV Jornada Técnica sobre “Coste energético y producción de energía en Comunidades de Regantes”.

 

Según la secretaria general, el nuevo Plan Nacional de Regadíos “permitirá garantizar el suministro de agua en cantidad y calidad suficiente en todo el territorio nacional, mediante la consecución de un Pacto Nacional del Agua, de larga duración, que tendrá un carácter estratégico y vertebrador para todo el territorio nacional”. 

Nuevo Plan Hidrológico Nacional

“Ese Pacto Nacional -añadía Isabel García Tejerina- tendrá como resultado la propuesta de un nuevo Plan Hidrológico Nacional que contemple los acuerdos del Pacto y materialice sus objetivos, teniendo en cuenta todas las tecnologías e infraestructuras existentes”.

Ahondando en el contenido de ese Plan Hidrológico Nacional, la Secretaria General indicaba que “propondrá la construcción de nuevas infraestructuras hidráulicas de manera que se asegure la eficiente gestión del recurso, el aumento de caudales en zonas con actual déficit hídrico y el abastecimiento a precios razonables para cada uso”.

García Tejerina también expuso la importancia de las nuevas propuestas en relación con el reto de la energía y los costes. La responsable del ministerio señalaba que “dentro de las prioridades de actuación, que se reflejarán en el nuevo Plan Nacional de Regadíos, se impulsarán las actuaciones que hagan una gestión integral del agua de riego, que incorporen acciones de mejora de la eficiencia energética y de implantación de energías renovables, y que mantengan y mejoren la competitividad del regadío y de la agroindustria dependiente”.

Apoyo al sector de regadío

García Tejerina finalizaba su exposición reiterando el apoyo del Departamento al sector del regadío, “que realiza un gran esfuerzo por modernizarse”, destacando su contribución al  desarrollo rural de España “ya que es clave para el sector agroalimentario y juega un papel decisivo como gestor de los recursos naturales como el agua y el suelo, como vigilante del patrimonio rural, incluidos los aspectos ambientales y culturales y, en particular, como factor de equilibrio territorial y poblacional”.

{jathumbnail off}