Instagram ha hecho posible compartir los recuerdos, en forma de fotos, de un modo inmediato y generalizado. Pero ¿y si ahora fuera posible no solo compartir estas fotos sino además comérselas o enviarlas a nuestros conocidos como unas sabrosas y dulces galletas? La compañía británica Boomf —tras la cual se encuentra James Middleton, hermano de […]

Instagram ha hecho posible compartir los recuerdos, en forma de fotos, de un modo inmediato y generalizado. Pero ¿y si ahora fuera posible no solo compartir estas fotos sino además comérselas o enviarlas a nuestros conocidos como unas sabrosas y dulces galletas?

La compañía británica Boomf —tras la cual se encuentra James Middleton, hermano de la Duquesa de Cambridge— acaba de poner en marcha la idea. El proceso es muy sencillo: basta con subir las imágenes desde la propia cámara, Instagram, Facebook o el escritorio, elegir nueve tomas y en unos pocos días las ‘dulces fotos’ llegan a casa, listas para ser devoradas.

Su precio, 15 libras (alrededor de 19 euros), por una caja de nueve unidades.

Fotos_para_comerselas_2

Según informa el diario británico Daily Mail James Middleton montó Boomf en Inglaterra a primeros del pasado mes de julio, inicialmente con un triciclo reacondicionado situado en centros comerciales, con el que, in situ, las fotos de Instagram se reconvertían al instante en sabrosas galletas.

 

Más tendencias y novedades

Snacks con algas marinas, un mercado en crecimiento

Abrir un restaurante con la ayuda de un programa estadístico

Los nuevos cazadores de tendencias alimentarias

Pizza en casa con un solo click

Helados que se iluminan en la oscuridad

Google Glass para disfrutar de un hotel del siglo XII

Palillos japoneses para personas con discapacidad en las manos

Herramienta que detecta tendencias gastronómicas internacionales

Picnics veraniegos con todo a mano

Un Moët & Chandon para tomar con hielo

Pequeñas cocinas equipadas como grandes

Una cerveza que avisa cuando está fría


{jathumbnail off}