Una nueva gama de golosinas ecológicas elaboradas a partir de los residuos de frutos rojos generados en el proceso de producción de mermeladas, un subproducto que hasta el momento se ha estado tratando como un desperdicio y se retiraba del canal de producción, y que a partir de ahora será posible reutilizar.

La iniciativa viene de la mano de la pyme zamorana Comefrutosdelbosque, que inició su actividad transformadora en 2018 y que estima que comenzará a hacer las primeras pruebas para la comercialización de las nuevas golosinas, en forma de gominolas, a principios del próximo ejercicio.

Golosinas ecológicas

Un nuevo producto resultado de la participación de esta empresa en el proyecto REInovaSI, impulsado por Vitartis (Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León) junto con el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y la Cámara de Comercio de Valladolid, para la implementación de un plan de acción de economía circular en pequeñas empresas.

En este proyecto, el Instituto Tecnológico Itacyl se ha ocupado de la investigación necesaria para sacar mayor rendimiento a la materia prima —los frutos rojos con semilla— que llegaba al obrador, aprovechando así un subproducto generado durante el proceso de elaboración de las mermeladas, que hasta ahora se trataba como un desperdicio y se retiraba del canal de producción. Y es que el residuo está formado por las semillas y algo de pulpa que las envuelve, que anteriormente no se podían separar por procesos mecánicos y que este proyecto ha conseguido extraer la pulpa para transformarla en una golosina.

Cultivos de frutos rojos

Ubicada en la localidad zamorana de Robleda, en la comarca de Sanabria, esta pyme elabora sus mermeladas comenzando desde el cultivo de los frutos hasta su llegada al consumidor. Su actividad arranca con el mantenimiento y cuidado de los arbustos en sus propias fincas de agricultura ecológica; y continúa con la recogida y la elaboración de las confituras en su obrador de forma artesanal. Los frutos se recogen en su punto óptimo de madurez con el objetivo de preservar el sabor natural de la fruta en la mermelada, que se ha cultivado sin pesticidas ni herbicidas.

Con los que arándanos, moras, frambuesas y grosellas plantados en sus terrenos elaboran las mermeladas, que también preparan con otros cultivos de la propia zona, como castañas, manzanas y ciruelas. Una actividad con la que contribuyen, además, a luchar contra la despoblación en estas zonas rurales.

Resumen
Golosinas ecológicas a partir de residuos de frutos rojos
Título
Golosinas ecológicas a partir de residuos de frutos rojos
Descripción
Golosinas ecológicas elaboradas a partir de los residuos de frutos rojos generados en el proceso de producción de mermeladas, un subproducto que hasta el momento se ha estado tratando como un desperdicio.
Autor