El huevo es probablemente el alimento más nutritivo que existe después de la leche materna, un concentrado de nutrientes de gran valor. No en vano, su misión en la Naturaleza es crear un nuevo ser vivo completo a partir de su contenido, por lo que hay muchas razones para considerarlo un alimento extraordinario que debe estar presente en la dieta.

Un alimento con un alto contenido de proteínas de la mayor calidad Su combinación de sus aminoácidos es similar a la que necesita nuestro organismo y permite construir y reparar los tejidos, proceso esencial en todas las etapas de la vida. En cuanto a su aporte de vitaminas, menos la C, el huevo tiene todas las demás en cantidades apreciables. En la yema se concentran las vitaminas A, D, E y K, y en la clara, sobre todo las del grupo B.

Por otro lado, los lípidos que contiene son en su mayoría (2/3 partes) insaturados, y solo 1/3 son grasas saturadas. El huevo tiene alto contenido de grasas monoinsaturadas. Por ello su grasa se considera saludable, además de aportar varios compuestos antioxidantes, como la vitamina E, el Selenio o los carotenoides.

Pero, además de todas sus saludables características desde el punto de vista nutricional, el huevo es también un alimento versátil y económico que en la cocina permite una gran variedad de elaboraciones como, por ejemplo, estos Huevos turcos, una receta ofrecida por Pazo de Vilane, empresa gallega productora de huevos camperos procedentes de gallinas en libertad.

Huevos turcos

INGREDIENTES

  • 4 huevos
  • 5 cucharadas de yogur griego
  • 1 pizca de sal en escamas
  • 1 pizca de pimienta negra
  • ¼ de diente de ajo rallado
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • 1 chorrito de vinagre
  • 150-200 g de mantequilla
  • Chile fresco o guindilla
  • 1 ñora grande
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 1 ramillete de perejil
  • Hojas de hierbabuena

ELABORACIÓN

En un bol ponemos el yogur griego, la sal, la pimienta negra, el ajo rallado y el chorrito de aceite de oliva, mezclamos y reservamos.

Por otro lado, en un mortero preparamos una salsa verde con un chorrito de aceite de oliva, perejil machacado, un pelín de ajo machacado, un chorrito de vinagre y una pizca de sal.

Ponemos a derretir la mantequilla en una sartén, a fuego lento, añadimos el chile o guindilla en rodajas y la ñora en trocitos y rehogamos todo durante unos minutos. Finalmente, apagamos el fuego y añadimos dos cucharaditas de pimentón dulce.

Preparamos unos huevos escalfados en una cazuela, con un chorro de vinagre y una pizca de sal. Para ello, cuando el agua vaya a empezar a hervir bajamos el fuego, movemos el agua con movimientos circulares y, con mucho cuidado, vamos echando los huevos uno a uno en el centro del remolino, sin tocarlo, durante unos segundos. Luego seguimos dando un ligero impulso al agua, con cuidado, para que no se rompa el huevo. Una vez se haya formado el huevo escalfado (en 2 o 3 minutos) lo sacamos, escurriendo el agua sobrante y repetimos con el resto de huevos.

Emplatamos inmediatamente los huevos, colocándolos sobre una base de la salsa de yogur. Añadimos la salsa verde por encima, hierbabuena picadita y, por último, la mantequilla con especias picantes y pimentón, todavía calentita. Acompañamos con unas rebanadas de pan tostadas.

Huevos turcos
81%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Huevos turcos
Publicado el...