Vivir en España significa disponer de una oportunidad única para consumir los productos más característicos de la Dieta Mediterránea, como por ejemplo, las frutas, hortalizas, y sus transformados en zumos, conservas y ultracongelados, puesto que es posible conseguirlas fácilmente y a un precio razonable, facilitando así una dieta equilibrada y saludable.

El proceso por el que pasan las verduras congeladas permite procesar la materia prima vegetal de forma eficiente y con bajo impacto ambiental. Además, el producto llega al consumidor limpio y troceado, impidiendo que se generen desperdicios. Pero, ¿y desde el punto de vista nutricional? ¿conservan las verduras congeladas sus propiedades? En torno a las propiedades nutritivas de las verduras congeladas han girado muchos mitos, sin embargo, según la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) ya son varios los estudios que han demostrado cómo, gracias al proceso de la ultracongelación, se preservan prácticamente intactas sus propiedades.

“El proceso que siguen las verduras congeladas es un gran desconocido para la población. La principal diferencia entre una verdura fresca y una congelada es que, la segunda se congela a gran velocidad y en continuo movimiento para conservar la calidad, sabor y valor nutricional del producto. El proceso se realiza con aire a menos cuarenta grados, que permite que el producto alcance rápidamente la temperatura de menos veinte, evitando así roturas de tejidos y pérdida de fluidos”, explica Álvaro Aguilar, secretario general de ASEVEC.

Otra de las ventajas que presentan estos productos es que ayudan a evitar el desperdicio alimentario y son medioambientalmente sostenibles. Su tratamiento permite que lleguen al consumidor limpias, enteras o troceadas, por lo que no generan desperdicios y, además, son de uso fácil y rápido, ya que se presentan listas para cocinar, dando lugar a elaboraciones como estos Minisanjacobos de espinacas.

Minisanjacobos de espinacas

INGREDIENTES

  • 300 gr de espinacas congeladas
  • 8 filetes de pollo
  • 4 lonchas de queso
  • Harina
  • 3 huevos
  • Pan rallado

ELABORACIÓN

Colocar los ocho filetes de pollo sobre una bandeja y salpimentarlos. Aplastarlos un poco con la ayuda de una sartén o un vaso. Sobre la mitad de los filetes (cuatro), poner una loncha de queso sin que sobresalga por los lados.

Poner una olla con agua a calentar y cuando este hirviendo echar las espinacas y cocinarlas durante 4 minutos. Cuando estén cocinadas, dividirlas en 4 bloques y poner ¼ encima de cada filete.

Cubrir cada unidad de pollo, queso y espinaca con otro filete encima. Cortar en unidades individuales y con cuidado pasarlos por harina, huevo batido y pan rallado.

Preparar una sartén con aceite para freír y poner a calentar al fuego. Cuando el aceite esté caliente, echar con cuidado los sanjacobos y freír con cuidado por los dos lados hasta que estén bien dorados. Al sacarlos, ponerlos sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Minisanjacobos de espinacas
76%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Minisanjacobos de espinacas
Publicado el...