En la clausura del Seminario sobre “Las relaciones comerciales en la cadena agroalimentaria: buscando soluciones en España y la Unión Europea”, el secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Adolfo Díaz-Ambrona, ha señalado que “La Ley de la Cadena Alimentaria anunciada por el ministro Arias Cañete, constituye un ambicioso proyecto destinado […]

En la clausura del Seminario sobre “Las relaciones comerciales en la cadena agroalimentaria: buscando soluciones en España y la Unión Europea”, el secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Adolfo Díaz-Ambrona, ha señalado que “La Ley de la Cadena Alimentaria anunciada por el ministro Arias Cañete, constituye un ambicioso proyecto destinado a corregir los desequilibrios existentes”.

En este seminario, que organizado por la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), se ha celebrado en Madrid, Díaz-Ambrona ha resaltado que “se trata de corregir las disfuncionalidades de la cadena, sin entorpecer el libre mercado y la competitividad”. Para ello ha indicado que “en su elaboración se tomará en cuenta el informe de la Comisión Nacional de la Competencia sobre relaciones comerciales entre fabricantes y distribuidores, la legislación comunitaria y la de otros países”

En esta línea, Adolfo Díaz Ambrona ha anunciado que se ha constituido un grupo de trabajo interno y se ha intensificado durante las últimas semanas, la interlocución con otros departamentos ministeriales.

Colaboración por parte de todos los eslabones de la cadena

Para conseguir el consenso en la elaboración de la nueva normativa, el secretario general técnico ha recabado la colaboración de todos los eslabones de la cadena, garantizando que “cuando el texto esté terminado se abrirá un periodo de consultas públicas para poder escuchar todas las sensibilidades”.

En su intervención Díaz-Ambrona ha resaltado “los logros conseguidos por la industria de la alimentación en España, hasta situarse como primer sector industrial en el país, contribuyendo con el 7,7 por ciento al conjunto del PIB nacional”

“Nos encontramos, ha señalado el secretario general técnico, con una producción industrial líder, que ha generado en 2010 unas ventas por valor de 81.369 millones de euros, lo que supone el 15 por ciento de las ventas netas industriales”

También ha destacado el papel esencial de la industria en la cadena alimentaria “como eslabón intermedio entre los agricultores y la distribución y parte esencial para lograr la vertebración de todos los eslabones, además de su contribución a la sostenibilidad y a la generación de empleo”.

{jathumbnail off}