El Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja ha aprobado las Normas de Campaña para la vendimia 2013, cuyo objetivo fundamental es optimizar la calidad de las uvas producidas en la Denominación y reforzar su sistema de garantías. En conjunto se mantiene el alto nivel de control alcanzado, con rendimientos máximos del 100% reglamentario y […]

El Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja ha aprobado las Normas de Campaña para la vendimia 2013, cuyo objetivo fundamental es optimizar la calidad de las uvas producidas en la Denominación y reforzar su sistema de garantías. En conjunto se mantiene el alto nivel de control alcanzado, con rendimientos máximos del 100% reglamentario y novedades en la elevación de las exigencias mínimas de graduación alcohólica.

El Rioja envejeciendo en bodega. Foto: Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja

En este sentido, la graduación mínima de las uvas ha quedado fijada en 10,5 grados para las blancas y en 11 grados para las tintas, con el objetivo de seguir evolucionando en la mejora cualitativa de estos vinos. El rendimiento máximo autorizado para esta campaña de transformación uva-vino en las elaboraciones será del 70% (70 litros de vino por cada 100 kilos de uva).

Por otra parte, la fijación de los rendimientos máximos de producción, de acuerdo con las circunstancias de la campaña, es una de las medidas más importantes que afectan a la calidad de la uva, por lo que el Consejo ha decidido mantener para la vendimia 2013 los rendimientos máximos amparables establecidos por el Reglamento de 6.500 kilos por hectárea para variedades tintas y de 9.000 kilos por hectárea para variedades blancas.

Respecto a la entrega en bodega de la uva que supere estos rendimientos máximos establecidos, en esta campaña el límite máximo será del 10%, aunque el vino elaborado con dicha uva no será amparado por la D.O. y deberá retirarse de las bodegas en el plazo máximo marcado por el Consejo.

Control de viñedos

Hay que señalar que los rendimientos en Rioja son inferiores a los de otras zonas vinícolas del mundo y que la inspección de viñedos realizada por el Consejo Regulador durante la campaña para detectar las parcelas con producciones excesivas tiene como fin prevenir al viticultor para que las corrija, evitando así la descalificación del total del rendimiento de la parcela. Los rendimientos máximos de producción autorizados se contabilizan de forma separada e independiente para variedades tintas y blancas.

El conjunto de las actuaciones de control que lleva a cabo el Consejo Regulador durante la vendimia son claves dentro del sistema de trazabilidad de la D.O. Calificada Rioja. La ‘tarjeta de viticultor’, una tarjeta magnética dotada con un chip de memoria, es uno de los instrumentos clave para llevar a cabo ese control, como lo es la obligatoriedad de pesar todas las uvas producidas previamente a su entrada en bodega ante los ‘vigilantes’ del Consejo Regulador, que controlan también su calidad.

Todos los detalles sobre las nuevas normas de campaña pueden consultarse en esta dirección.

 

Artículos relacionados

El Rioja y los cinco sentidos: el espectáculo llega a las bodegas

El Consejo Regulador del Rioja se renueva

Cómo distinguir y apreciar las distintas variedades de vinos

Una cerveza con esencia de vino

Premios de enoturismo ‘Rutas del Vino de España’

Curso de elaboración artesanal de vino

Las rutas del vino españolas más visitadas

Concurso ‘Catatalentos’ para pequeños bodegueros

El vino, protagonista en los cursos de verano de la UEMC

El vino, la bebida que más crece en 2013

Las DO de vinos y su presencia en redes sociales

Nivarius, el nuevo blanco de La Rioja


{jathumbnail off}