A pesar de la actual situación económica, la cantidad destinada este año por el Ministerio de Agricultura a subvencionar los seguros agrarios — 199,2 millones de euros — ha sufrido un reajuste inferior a la media general de este Departamento. Y es que el sistema de seguros agrarios se ha convertido en una herramienta estratégica […]

A pesar de la actual situación económica, la cantidad destinada este año por el Ministerio de Agricultura a subvencionar los seguros agrarios — 199,2 millones de euros — ha sufrido un reajuste inferior a la media general de este Departamento. Y es que el sistema de seguros agrarios se ha convertido en una herramienta estratégica cuyo principal objetivo es garantizar el mantenimiento de la renta de los agricultores, ganaderos, acuicultores y propietarios forestales.

El sistema español de seguros agrarios

 Desde hace 35 años, el sistema español de seguros agrarios se constituye como un instrumento necesario para estabilizar los ingresos de agricultores y ganaderos. Se trata de un sistema mixto público-privado que cuenta con el apoyo de la Administración del Estado, a través del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y de las Comunidades Autónomas, para abaratar el precio de las pólizas y facilitar su contratación por el mayor número de agricultores y ganaderos.

 Los riesgos previstos en los planes de seguros agrarios son cubiertos por las entidades aseguradoras que forman la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro), que gestiona todas las pólizas, realiza las peritaciones de siniestros, el pago de indemnizaciones y realiza estudios estadísticos.

 En el ámbito internacional, este sistema constituye un referente mundial en países con climatología semejante a la española. Este buen funcionamiento se debe, principalmente, a la alta especialización de los seguros que contemplan todas las producciones agrícolas y las principales especies ganaderas y acuícolas, además del valor de reposición de la masa forestal.

También incluye la práctica totalidad de las adversidades climáticas que provocan daños en las producciones, como pueden ser las sequías, inundaciones, pedrisco, heladas y los fuertes vientos. De igual manera, cubre riesgos por plagas, daños causados por fauna y por las principales enfermedades del ganado.

Las cifras en 2012

– En 2012 se suscribieron cerca de 490.000 pólizas agrícolas, forestales, ganaderas y acuícolas, con un capital asegurado de 11.225 millones de euros, 28.200 millones de kilogramos asegurados y 300 millones de cabezas de ganado.

– El capital asegurado representa el 26% del valor de la Producción Final Agraria.

– Estas cifras suponen que más de 400.000 agricultores, ganaderos, acuicultores y propietarios forestales tienen aseguradas sus explotaciones.

– Como apoyo público a la contratación de los seguros, ENESA aportó el año pasado 287 millones de euros, lo que añadido a los 100 millones de las Comunidades Autónomas, ha permitido que los asegurados abonen de media sólo el 45% del coste neto del seguro. 

– Además, los agricultores y ganaderos percibieron indemnizaciones por más de 720 millones de euros en 2012, en un año que ha supuesto un récord histórico de siniestralidad, lo que prueba la solvencia del sistema.

– En concreto, los sectores más afectados fueron los frutales, con 186 millones de euros de indemnizaciones, los cultivos herbáceos extensivos (127 M€), la retirada y destrucción de animales muertos (97M€), los cítricos (96M€), el olivar (52M€), el ganado (49M€) y los pastos (42M€). 

– Por otra parte, en 2012 el grado de satisfacción de los asegurados ha sido notable, ya que sólo se recibieron en Agroseguro 404 quejas o reclamaciones, lo que supone solo el 0,08% de las pólizas contratadas.

 

Artículos relacionados

Crédito extraordinario para catástrofes naturales en explotaciones agrarias

La campaña de la aceituna andaluza se salva gracias a los seguros

Aprobado el Plan de Seguros Agrarios para 2013

Se recortan los porcentajes de subvención en los seguros agrarios

Se reducen las subvenciones en los seguros agrarios


{jathumbnail off}