¿De cuántos vinos hemos prescindido en muchos viajes por temor a roturas, derrames o, aún peor, por miedo a que los cambios de ambiente modifiquen su esencia original? A partir de ahora, los aficionados y profesionales del vino cuentan con trolley que permite transportar el vino con facilidad por tierra, mar y aire. WineCruzer está […]

¿De cuántos vinos hemos prescindido en muchos viajes por temor a roturas, derrames o, aún peor, por miedo a que los cambios de ambiente modifiquen su esencia original? A partir de ahora, los aficionados y profesionales del vino cuentan con trolley que permite transportar el vino con facilidad por tierra, mar y aire.

WineCruzer está diseñado como un estuche rígido e indestructible, equipado con espuma de célula cerrada, garantizando la temperatura incluso en viajes aéreos a más de 30.000 pies de altura y durante periodos prolongados de entre 24 y 36 horas, para lo que dispone de una válvula automática que regula la presión de aire. El sistema, además, protege de los ruidos, olores y destellos que tanto afectan al vino, cuya plenitud de cata exige que sea en su conservación, ciego, inodoro y sordo.

Las maletas WineCruzer están disponibles en seis tamaños (con o sin ruedas) y tienen una capacidad para 2, 4, 6 u 8 botellas. Pueden ampliarse hasta 12 o 24 botellas, convirtiéndolas en muestras perfectas para distribuidores de vinos y bebidas espirituosas. En esos casos, las ruedas son desmontables y se pueden guardar en un compartimento separado junto con las botellas.

{jathumbnail off}